Día Mundial del Agua: «Aguas residuales, ¿por qué desperdiciar el agua?»

Esta semana estamos de celebración en celebración con motivo de días muy señalados del calendario medioambiental. En el caso de hoy, no podemos pasar por alto dedicar un espacio en nuestra plataforma al bien más preciado que tenemos: el agua. Por eso, desde Mercados de Medio Ambiente nos sumamos a todas las acciones y actividades organizadas para conmemorar el Día Mundial del Agua, que este año estará dedicado a concienciar sobre «Aguas residuales, ¿por qué desperdiciar el agua?

 

A pesar de ser un bien escaso y muy necesario para la supervivencia de todas las formas de vida y el sostenimiento del desarrollo humano, desperdiciamos un 80 % de todas las aguas residuales que producimos, que vuelven a ser vertidas a los ecosistemas naturales sin haber recibido previamente ningún tratamiento ni haber sido reutilizadas.El agua dulce es esencial para la vida. En promedio, un ser humano no puede vivir más de tres días sin ella. Además, este bien es esencial para la ganadería, la agricultura y la producción de casi todos nuestros bienes y servicios y, además, es una de las fuentes de energía renovable más importantes y utilizadas: la energía hidroeléctrica representa un 19 % del total de la producción de electricidad en el mundo.

El agua es nuestro recurso natural más importante. Más de un 70 % de la superficie de nuestro planeta azul está cubierta por agua. En los mares y océanos se encuentra un 97,5 % de toda el agua de la tierra, mientras que el resto, solo un 2,5 %, es agua dulce, y un 69 % de esta es hielo.

A pesar de ser un bien escaso y muy necesario para la supervivencia de todas las formas de vida y el sostenimiento del desarrollo humano, desperdiciamos un 80 % de todas las aguas residuales que producimos, que vuelven a ser vertidas a los ecosistemas naturales sin haber recibido previamente ningún tratamiento ni haber sido reutilizadas. Esto se traduce en la contaminación del medioambiente y supone la pérdida innecesaria de un recurso muy valioso.

En nuestras manos está evitar este desperdicio, tratar más aguas residuales y reutilizarlas de forma segura, por ejemplo, para limpiar las calles de nuestras ciudades y nuestros coches, para los campos de riego, para los sistemas de calefacción y refrigeración… Las aguas residuales gestionadas de manera segura son una fuente asequible y sostenible de agua, energía y nutrientes.

El agua es finita, no lo olvidemos, la demanda mundial es creciente, así que tomémonos en serio no desperdiciarla y reutilicemos todo lo que podamos las aguas residuales, con ello estaremos contribuyendo al mejor bienestar de todos y a garantizar la buena salud de nuestro planeta.

El agua y los Objetivos del Desarrollo Sostenible

El número 6 de los Objetivos del Desarrollo Sostenible consiste en «garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.

La escasez de agua afecta a más de un 40 % de la población mundial, una cifra alarmante que probablemente crecerá con el aumento de las temperaturas globales como consecuencia del cambio climático. A pesar de que 2100 millones de personas han conseguido acceso a mejores condiciones de agua y saneamiento desde 1990, la disponibilidad decreciente de agua potable de calidad es un problema importante que afecta a todos los continentes.

En 2011, 41 países experimentaban estrés hídrico; 10 de ellos estaban a punto de agotar su suministro de agua dulce renovable y ahora dependen de fuentes alternativas. El incremento de las sequías y la desertificación ya está empeorando estas tendencias. Se estima que al menos una de cada cuatro personas se verá afectada por escasez recurrente de agua para 2050.

Si queremos garantizar el acceso universal al agua potable segura y asequible para todos en 2030, tal y como se recoge en los compromisos adoptados en la Agenda 2030 del Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, es necesario realizar inversiones adecuadas en infraestructura, proporcionar instalaciones y fomentar prácticas de higiene en todas las escalas.

Para mitigar la escasez de agua, es crítico proteger y recuperar los ecosistemas relacionados con este recurso como los bosques, las montañas, los humedales, los manglares y los ríos. Además, también se requiere cooperación internacional para impulsar la eficiencia hídrica y apoyar tecnologías de tratamiento en los países en desarrollo.

Todos ellos son desafíos importantes que podemos lograr con compromiso, responsabilidad, educación y constancia. No malgastemos el agua. ¡Reduzcamos su consumo y desperdicio y reutilicémosla todo lo posible!

Fuente: UN Water, UN Sustainable Development.

 

Deja un comentario