Día Mundial de los Humedales: Humedales para un futuro urbano sostenible

El Día Mundial de los Humedales 2018 está enfocado a destacar el papel que pueden jugar estos ecosistemas hídricos en el logro de ciudades seguras, resilientes y sostenibles, esto es, a avanzar en la consecución del Objetivo n.º 11 del Desarrollo Sostenible.

 

El Día Mundial de los Humedales 2018 está dedicado a los humedales urbanos, espacios cuya conservación es crítica para hacer que las urbes sean más habitables.Los humedales son superficies terrestres que se inundan de agua de forma estacional o permanente. Los humedales urbanos se encuentran dentro y alrededor de las ciudades y sus suburbios e incluyen ríos y llanuras inundables, lagos y pantanos, al igual que variantes costeras como marismas de agua salada, manglares y arrecifes de coral.

La población urbana del mundo está aumentando un 2,4 % cada año, y el número de megaciudades con más de 10 millones de habitantes pasará de 31 a 41 en 2030. Este crecimiento previsto es una oportunidad para integrar humedales en la planificación urbana. Una gestión planificada y sostenible de los humedales puede ayudar a satisfacer la demanda creciente de tierras y recursos hídricos por parte de las áreas urbanas, al tiempo que se conserva el entorno natural.

La mitad de la humanidad, unos 4000 millones de personas, vive actualmente en zonas urbanas. Esa proporción alcanzará un 66 % en 2050, ya que las personas se trasladarán a las ciudades en busca de mejores puestos de trabajo y una vida social activa. Actualmente, las ciudades generan alrededor de un 80 % de la producción económica mundial. Su expansión conlleva un aumento de la demanda de tierras, lo que trae consigo presiones para los humedales, que se degradan, se rellenan y se utilizan como terrenos para la construcción. Sin embargo, los humedales urbanos que permanecen intactos o que se restauran contribuyen a que las ciudades sean habitables

Protegiendo los humedales, las ciudades fortalecen su capacidad de adaptación. En episodios de lluvia extremos, estos ecosistemas pueden retener temporalmente el agua y frenar las descargas, evitando y disminuyendo así la intensidad de las inundaciones.

Sin embargo, «la construcción actual de los asentamientos humanos es una preocupación importante para la conservación y el uso racional de los humedales. Conforme van creciendo las ciudades y aumenta la demanda de terreno, se tiende a invadir los humedales, que a menudo se consideran como terrenos baldíos que pueden servir para verter residuos o convertirse para otros fines», advierte Martha Rojas, secretaria general de la Convención Ramsar sobre los Humedales en la declaración difundida con motivo del Día Mundial de los Humedales 2018.

Cuando se conservan y se utilizan de manera sostenible, los humedales urbanos pueden aportar diversos beneficios económicos, sociales y culturales. Son terrenos valiosos, no baldíos y por lo tanto se deben integrar en los planes de desarrollo y gestión de las ciudades.

En la siguiente infografía encontrarás ejemplos ilustrados del gran valor que los ecosistemas de agua tienen para la sociedad, entre ellos:

– Suministran agua potable: Los acuíferos subterráneos, el agua de lluvia y los ríos son la fuente de casi toda el agua potable. Los humedales pueden fi ltrar el agua que penetra en los acuíferos y ayudan a recargar esta importante fuente de agua. La protección de los ríos y la reducción de escorrentías perjudiciales también pueden contribuir a salvaguardar las reservas de agua

– Filtran los desechos del agua: El suelo rico en limo y la vegetación abundante de los humedales pueden funcionar como fi ltros de agua que absorben cantidades razonables de toxinas, pesticidas agrícolas y desechos industriales. Los humedales urbanos pueden contribuir al tratamiento de las aguas residuales de los hogares.

– Mejoran la calidad del aire: Los humedales producen aire húmedo debido a sus altos niveles de agua y su vegetación abundante. Esto enfría de forma natural el aire de los alrededores, lo cual es un alivio tanto en ciudades tropicales como en climas donde el aire es sumamente seco.

– Son una fuente de agua potable: Los humedales urbanos bien diseñados y conservados como las zonas verdes en las ciudades ofrecen a los habitantes espacios para el recreo y acceso a una diversidad de plantas y animales. Hay estudios que confirman que la interacción con la naturaleza reduce el estrés y mejora la salud de las personas.

– Proporcionan medios de vida e impulsan el bienestar humano: Muchos tipos de peces desovan y se reproducen en los humedales y esto los convierte en lugares apreciados para la pesca. Los humedales proveen productos valiosos para los habitantes locales, tales como juncos y hierbas para elaborar tejidos al igual que plantas medicinales y frutas. Además, los humedales atraen el turismo, otra fuente importante de puestos de trabajo.

 

Una gestión planificada y sostenible de los humedales puede ayudar a satisfacer la demanda creciente de tierras y recursos hídricos por parte de las áreas urbanas, al tiempo que se conserva el entorno natural.

 

Fuente: Convención Ramsar.

Deja un comentario