Día Mundial de la Biodiversidad: Bodas de plata del primer tratado global para proteger toda la riqueza biológica de nuestro mundo

Este 2018 celebramos las bodas de plata del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), el primero en adoptarse globalmente para abordar todos los aspectos que entraña la diversa riqueza biológica de la Tierra: recursos genéticos, especies y ecosistemas. Además, este texto también fue pionero en reconocer que la conservación de la biodiversidad es «una preocupación común de la humanidad» e identificó la necesidad de que todos los países participen justa y equitativamente en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos.

 

Día Mundial de la Biodiversidad 2018Desde su adopción en 1992, países, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, comunidades indígenas y locales, la comunidad científica e individuos han ido aplicando el CDB a través de su visión y liderazgo. Esto ha ayudado al logro de hitos importantes, como el desarrollo de una guía científica para la conservación de la diversidad biológica y la utilización sostenible de sus componentes en todo el mundo o la entrada en vigor de las estrategias y planes de acción del Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad y el Protocolo de Nagoya sobre acceso a los recursos genéticos y participación justa y equitativa en los beneficios derivados de su utilización del Convenio sobre la Diversidad Biológica.

Tras la adopción del Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020, las Partes han avanzado significativamente en el logro de varias de sus Metas de Aichi.

La aspiración del nuevo plan consiste en «tomar medidas efectivas y urgentes para detener la pérdida de diversidad biológica a fin de asegurar que, para 2020, los ecosistemas tengan capacidad de recuperación y sigan suministrando servicios esenciales, asegurando de este modo la variedad de la vida del planeta y contribuyendo al bienestar humano y a la erradicación de la pobreza. A este fin, las presiones sobre la diversidad biológica se reducen, los ecosistemas se restauran, los recursos biológicos se utilizan de manera sostenible y los beneficios que surgen de la utilización de los recursos genéticos se comparten en forma justa y equitativa; se proveen recursos financieros adecuados, se mejoran las capacidades, se transversalizan las cuestiones y los valores relacionados con la diversidad biológica, se aplican eficazmente las políticas adecuadas, y la adopción de decisiones se basa en fundamentos científicos sólidos y el enfoque de precaución».

¿Qué nos ofrece la biodiversidad?

Cada especie tiene una función particular en un ecosistema. Algunas de ellas pueden capturar energía de diversas formas: por ejemplo, pueden producir material orgánico, contribuir al sistema nutritivo del ecosistema, controlar la erosión del suelo, actuar como protección contra la contaminación de la atmósfera y regular el clima.

Los ecosistemas contribuyen a mejorar la producción de recursos como la fertilidad del suelo, la polinización de las plantas y la descomposición de vegetales y animales. También llevan a cabo otros servicios vitales como la purificación del aire y el agua, la regulación del clima y el control de la lluvia, la sequía, y otros fenómenos ambientales.

Todas estas funciones son críticas para la supervivencia humana. Cuanto más variado sea el ecosistema, es decir, cuanto más rico sea en biodiversidad, mayor será su resistencia al estrés ambiental. La pérdida de incluso una sola especie puede provocar una disminución en la capacidad del sistema para permanecer preservado en caso de degradación.

La diversidad biológica es como un gran almacén del que los humanos nos abastecemos de alimentos, productos farmacéuticos, combustibles, cosméticos, etc. Su conservación es esencial para nuestro bienestar y como fuente de riqueza y prosperidad. Por este motivo, es tarea y deber de todos cuidarla.

 

Deja un comentario