Despertar los montes con una fiscalidad forestal específica

El sector forestal se ha unido para solicitar al Gobierno que «no deje pasar la última oportunidad que tiene en sus manos de hacer una ley capaz de “despertar los montes” y aprovechar su enorme potencial. Son nuestras infraestructuras verdes», defiende el comunicado divulgado por asociaciones de selvicultores, empresas forestales, industria del papel y celulosa, industria de la madera, ingenieros forestales, colegio de ingenieros de montes y asociaciones de la bioenergía.

Los profesionales de la industria forestal recuerdan al Ejecutivo que, entre los principios que inspiran la nueva Ley de Montes, «se encuentran  la gestión sostenible de los montes, el fomento de las producciones forestales y sus sectores económicos asociados y la creación de empleo y el desarrollo del medio rural».

En su reclamación, los profesionales de la industria forestal recuerdan al Ejecutivo que, entre los principios que inspiran la nueva Ley de Montes, «se encuentran  la gestión sostenible de los montes, el fomento de las producciones forestales y sus sectores económicos asociados y la creación de empleo y el desarrollo del medio rural. Sin embargo, seguimos estando lejos de su cumplimiento al no adoptar medidas que realmente lo favorezcan, como serían los incentivos fiscales a la inversión en gestión forestal sostenible, considerada de interés general, según reconoce la propia Ley, por los múltiples beneficios que proporciona a la sociedad».

Desde la perspectiva de los integrantes del sector forestal, esta propuesta constituiría la herramienta más eficaz «contra el abandono de los montes y su progresivo deterioro, pues la gestión activa y sostenible mediante profesionales forestales hace posible que disminuya el riesgo de incendios forestales, plagas y enfermedades, que se garantice la conservación y mejora de los montes, y que se contribuya a generar riqueza y empleo en el medio rural».

«Pero gestionar no es fácil», continúa el comunicado, y «son muchas las debilidades (falta de rentabilidad, producciones a largo plazo por los turnos de corta, mercados débiles, escasez de fondos públicos, catástrofes naturales,…) que se paliarían con unos determinados incentivos fiscales que hicieran atractiva la inversión en el monte y devolvieran la actividad a los mismos. No podemos olvidar el inmediato retorno para las administraciones que esta medida supondría».

A la demanda de una fiscalidad específica para los montes españoles, los firmantes de la petición suman otra solicitud: «un impulso decidido al fomento de la producción y el consumo de la madera y los productos de madera, incluido el uso energético de la biomasa forestal, que disminuiría la carga combustible de nuestros montes y haría de motor económico en el entorno rural con productos locales y cadenas cortas de comercialización».

Para concluir, el sector forestal pide «a los políticos y legisladores que nos escuchen y den respuesta a nuestras demandas, para que se puedan movilizar los recursos naturales infrautilizados de nuestros montes, para que haya economía rural y para satisfacer las necesidades de todo un sector».

Los firmantes del comunicado dirigido al Gobierno son la Asociación Cántabra de Empresarios de la Madera y del Comercio del Mueble (ACEMM), la Asociación Nacional de Empresas Forestales (Asemfo), la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (Aspapel), la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), la Confederación de Organizaciones de Sevicultores de España (Cose), el Colegio de Ingenieros de Montes, el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales y Graduados en Ingeniería Forestal y del Medio Natural y Unión por la Biomasa.

Fuente: Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales y Graduados en Ingeniería Forestal y del Medio Natural.

 

Deja un comentario