Definición de conceptos para valorar recursos y evaluar la sostenibilidad mediante la contabilidad de los ecosistemas

Defining Ecosystem Assets for Natural Capital Accounting (Definición de los activos de los ecosistemas para la contabilidad del capital natural) es un artículo que argumenta que se necesitan varias conceptualizaciones adicionales de los activos de los ecosistemas para entender los ecosistemas como activos, en apoyo de las evaluaciones de los ecosistemas, la contabilidad de los ecosistemas y la gestión de los ecosistemas. En particular, se definen los conceptos «capacidad» y «competencia» de los ecosistemas para suministrar servicios ecosistémicos, así como «flujo» y «suministro potencial» de servicios de los ecosistemas.

 

Defining Ecosystem Assets for Natural Capital Accounting (Definición de los activos de los ecosistemas para la contabilidad del capital natural) es un artículo en el que se definen cuatro conceptos para avanzar en la contabilidad de los ecosistemas: capacidad, competencia, suministro potencial y flujo, y que recoge ejemplos prácticos sobre cómo medir y valorar estos conceptos.

Los beneficios económicos de la naturaleza —o servicios de los ecosistemas—son con frecuencia suministrados por ecosistemas en una ubicación diferente a aquella en la que son utilizados por la gente. Mientras lees esta noticia, el café que estás bebiendo puede haber sido polinizado por abejas que viven en bosque localizado a medio mundo de distancia, y la electricidad que alimenta tu ordenador puede haber sido proporcionada por una represa hidroeléctrica en un río situado a mucha distancia río arriba de tu oficina.

Más allá del problema de que los patrones de suministro y uso de los servicios de los ecosistemas no siempre son claros, en ocasiones los analistas realizan preguntas sobre la valoración de los ecosistemas y la sostenibilidad de las decisiones económicas. Para responder a estas preguntas, los contables del capital natural deben hacer algo más que evaluar y valorar los cambios sobre cómo la naturaleza podría proveer servicios de los ecosistemas a la sociedad. Se necesitan métodos que midan mejor los flujos espaciales de los servicios y cómo cambian bajo los intercambios de la gestión.

En un artículo reciente publicado en PLOS ONE bajo el título Defining Ecosystem Assets for Natural Capital Accounting (Definición de los activos de los ecosistemas para la contabilidad del capital natural) dirigido por Lars Hein en la Universidad de Wageningen, se definen cuatro conceptos para avanzar en la contabilidad de los ecosistemas: capacidad, competencia, suministro potencial y flujo, y se proporcionan ejemplos prácticos sobre cómo medir y valorar estos conceptos:

  • El suministro potencial se define como la cantidad de un servicio que un ecosistema puede proporcionar independientemente de la demanda; en efecto, cuánto “trabajo” puede hacer un ecosistema para generar un servicio particular como agua potable, madera o hábitat de aves migratorias.
  • Flujo es la cantidad de un servicio utilizado en un momento dado, como la cantidad de agua o madera extraída o el número de turistas que ven las aves en un refugio de vida silvestre.
  • La capacidad es la cantidad de cada servicio que se puede utilizar sin disminuir otros servicios, por ejemplo, la tasa de cosecha sostenible de la madera que no disminuiría apreciablemente la calidad del agua o el hábitat de la vida silvestre.
  • Competencia es el nivel de uso sostenible para un solo servicio (es decir, que se puede mantener perpetuamente) que acepta una disminución en otros servicios. Por ejemplo, la cosecha de madera podría establecerse a un nivel que reduzca la calidad del agua o el hábitat, pero todavía permite una cosecha sostenible de madera, de la misma manera que la extracción de madera podría ser totalmente eliminada a favor de un nivel sostenible de calidad del agua o hábitat.

Esta investigación también proporciona ejemplos reales sobre cómo pueden ser medidos estos conceptos. Por ejemplo, en un estudio anterior para el noroeste de los Estados Unidos de América, el crecimiento urbano aumentó el número de beneficiarios de los servicios de los ecosistemas, aumentando el flujo y, por lo tanto, el valor de estos servicios. Al mismo tiempo, la oferta potencial de estos servicios se redujo, lo que indica que la pérdida continua de la naturaleza reducirá los flujos de servicios de los ecosistemas con el tiempo. Del mismo modo, los cuatro conceptos de contabilidad de los ecosistemas se ilustran a través de estudios de caso de los Países Bajos en los que analizan cómo el secuestro de carbono del suelo difiere bajo prácticas agrícolas alternativas, así como en Noruega, mediante el examen de las cosechas de madera, que pueden o no ser sostenibles desde la perspectiva de múltiples servicios de los ecosistemas forestales.

En la contabilidad del capital natural, los ecosistemas son activos que proporcionan servicios a los ecosistemas. Los activos pueden medirse utilizando unidades físicas y monetarias. En el Sistema Internacional de Contabilidad Ambiental y Económica (SICAE o SEEA, por su acrónimo en inglés), los activos de los ecosistemas se valoran generalmente sobre la base del valor actual neto del flujo previsto de los servicios de los ecosistemas.

En el artículo Definición de los activos de los ecosistemas para la contabilidad del capital natural, se argumenta que se necesitan varias conceptualizaciones adicionales de los activos de los ecosistemas para entender los ecosistemas como activos, en apoyo de las evaluaciones de los ecosistemas, la contabilidad de los ecosistemas y la gestión de los ecosistemas. En particular, se definen los conceptos «capacidad» y «competencia» de los ecosistemas para suministrar servicios ecosistémicos, así como «flujo» y «suministro potencial» de servicios de los ecosistemas.

El trabajo recogido en este artículo contribuye al desarrollo de marcos de medición para el capital natural de manera que apoyen la contabilidad ambiental y otros marcos de evaluación.

Fuente: WAVES, PLOS ONE.

Deja un comentario