Declaración de Arona: Senda que debe seguir el turismo sostenible en línea con los ODS y el Acuerdo de París

La Conferencia Internacional sobre Sostenibilidad y Competitividad en los Destinos Turísticos 2017 (STD17, por su acrónimo inglés) concluyó a finales de la semana pasada en la localidad tinerfeña de Arona (Islas Canarias) con los deberes hechos. Fue aprobada la Declaración de Arona, un documento que establece las líneas estratégicas que servirán de guía a los gestores de los destinos turísticos de todo el mundo para lograr la deseada sostenibilidad, en línea con los compromisos de la Agenda 2030 del Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre cambio climático.

 

El texto consensuado en Arona subraya que «los destinos turísticos están llamados a reducir significativamente su huella ecológica y que, en consecuencia, el turismo puede convertirse en un impulsor de la innovación, y del desarrollo de economías verdes, inclusivas y bajas en carbono».

Durante los dos días intensos de programa, hubo jornadas, mesas de debate, ponencias de expertos de distintos ámbitos (sector público y privado, la academia y la ciencia, organismos internacionales) y diversas actividades dirigidas a estimular la discusión en torno a temas como la gobernanza e innovación organizativa en los destinos turísticos sostenibles, los desafíos de la sostenibilidad en el turismo ecosostenible, la visión de los mercados: la promoción y el marketing de la sostenibilidad y el compromiso de las autoridades locales y la participación en el impulso de los destinos sostenibles, entre otros.

La jornada de cierre tuvo por protagonista a la Declaración de Arona, un documento que servirá de mapa en los próximos años a los agentes del sector para adecuar sus respectivas estrategias a los principios de la sostenibilidad enmarcados en los compromisos adoptados a escala global con los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible y sus 169 metas y el pacto universal sobre cambio climático acordado en la COP21 de París.

El texto consensuado en Arona subraya que «los destinos turísticos están llamados a reducir significativamente su huella ecológica y que, en consecuencia, el turismo puede convertirse en un impulsor de la innovación, y del desarrollo de economías verdes, inclusivas y bajas en carbono». Asimismo, defiende que «el turismo debe ser un protagonista trascendental y un gran aliado de la actual batalla contra el cambio climático, donde los destinos costeros e insulares se presentan como las principales víctimas, pero también, como potenciales modelos avanzados para su mitigación mediante la apuesta por la sostenibilidad».

Así, los que apoyan la Declaración de Arona se comprometen a:

– Preservar el patrimonio de los destinos turísticos mediante el establecimiento de conciertos entre los principales actores del destino orientados a la salvaguarda del patrimonio natural y de la diversidad de sus expresiones culturales (…) y contribuir a la creación, desarrollo e implantación de productos y servicios turísticos sostenibles e innovadores que fomenten el uso respetuoso del patrimonio natural y cultural.

– Reforzar la responsabilidad económica y social del turismo a través de la evaluación de los impactos sociales a lo largo del ciclo de vida del destino (…), la adopción de las medidas necesarias para maximizar los beneficios económicos del turismo en la comunidad de acogida (…), el fomente de economías de calidad (…) y mediante esfuerzos que contribuyan a hacer del turismo una experiencia social inclusiva y asegurar su accesibilidad, en particular para las comunidades y personas vulnerables y desfavorecidas.

– Garantizar la integridad y el bienestar medioambiental mediante una gestión sostenible de la diversidad natural del destino (…) y el avance hacia una visión ecosistémica en la planificación del turismo a escala del destino, reduciendo su huella ecológica, considerando los servicios y productos suministrados por los propios ecosistemas, y estableciendo estrategias territoriales y de diseño de infraestructuras adaptativas, inteligentes y de mínimo impacto.

– Fomentar el uso eficiente de los recursos y promover el consumo responsable gracias al aumento de la eficiencia en el manejo de los recursos en el contexto de una economía circular, evitando al máximo la generación de residuos, incrementando la eficiencia y reduciendo el consumo y la contaminación.

– Hacer de la innovación en sostenibilidad una ventaja competitiva de los destinos reforzando su papel como como factor clave de la competitividad, junto a la calidad, la eficiencia, el marketing, los recursos humanos y el conocimiento, entre otros.

– Compromiso con el clima a través de mecanismos que reafirmen en la práctica el compromiso de cada destino con los Acuerdos de París, mediante la aplicación desde el sector y desde las administraciones locales de las medidas necesarias que permitan reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y con la ambición de que este compromiso promueva un futuro de destinos turísticos libres de emisiones y la compensación de la huella de carbono de los turistas.

– Desarrollar la gobernanza participativa de los destinos asegurando que la gobernanza turística del destino incluya a todas las partes interesadas, especialmente a nivel local, y que el papel y responsabilidades de cada una estén claramente definidos.

– Consolidar el compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU: los destinos turísticos están llamados a promover el turismo sostenible como instrumento de desarrollo, competitividad y bienestar, alentando su plena integración en las políticas de cada destino y subrayando su función como catalizador del desarrollo económico y del desarrollo sostenible, en sintonía con la Agenda 2030 del Desarrollo Sostenible.

Junto a la declaración, también se aprobó el Memorándum de Arona, que recoge los criterios que han de ser tenidos en cuenta para que los emplazamientos y turísticos estén en línea con los principios de la sostenibilidad.como factor de posicionamiento y competitividad en los destinos turísticos. Así como los desafíos que representa dicha sostenibilidad en los destinos turísticos, la promoción y el marketing que envuelve a la sostenibilidad, la gobernanza e innovación organizativa en los destinos turísticos sostenibles o el reto de la gestión de la sostenibilidad en las empresas y en el destino.

 

Fuente: Biosphere ITR.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.