¿Cuál es el estado actual del pensamiento y desarrollo del capital natural en el mundo? Resumen del World Forum on Natural Capital 2017

La edición 2017 del World Forum on Natural Capital (Foro Mundial sobre el Capital Natural) ha concluido en Edimburgo (Escocia, Reino Unido) con un mensaje muy claro: el capital natural debe estar presente en todos los procesos de decisión, puesto que afecta a todas las actividades y sobre él se sostiene nuestro mundo. Más de 700 participantes de más de 60 países asistieron, escucharon y compartieron ideas y desafíos sobre el capital natural en el foro de referencia internacional sobre esta materia, en el que quedó fuera de toda duda la necesidad de que el capital natural sea un elemento presente en las agendas de los consejos de dirección de las empresas y de los diálogos gubernamentales.

Imágenes: Natural Capital Coalition, World Forum on Natural Capital Forum.

World Forum on Natural Capital 2017A continuación, te ofrecemos un resumen de algunos de los mensajes clave e hitos que tuvieron lugar durante los numerosos paneles (entre ellos, uno dedicado al enfoque regional que ampliamos aquí), debates y sesiones programadas. Publicaremos próximamente nuevas piezas informativas para dar cabida a la riqueza de contenidos, ideas, tendencias, innovación e información compartida durante el foro, esenciales para estar al día sobre lo que está pasando en la esfera internacional del capital natural.

Bajo el lema “Better Decisions for a Better World” («Generar mejores decisiones para un mundo mejor»), el World Forum on Natural Capital 2017, el encuentro se desarrolló los días 27 y 28 de noviembre y sus asistentes fueron testigos de una amplia muestra de proyectos, enfoques y desarrollos sobre la rápida evolución e impulso que está registrando el capital natural en todos los rincones del planeta.

Organizado por Scottish Wildlife Trust, en asociación con el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo (WBCSD, por sus siglas en inglés), Green Economy Coalition, Natural Capital Coalition y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el programa se estructuró en torno a cuatro bloques de trabajo: «Teniendo en cuenta a la naturaleza», «Impacto a través de la innovación», «Las ciudades de mañana» y «Economías prósperas y resilientes».

En su discurso de bienvenida, Jonny Hughes, director ejecutivo de Scottish Wildlife Trust y presidente del Scottish Forum on Natural Capital, subrayó que desde el último foro mundial de 2015, «la teoría y la práctica del capital natural ha seguido ganando impulso en todo el mundo. Cada vez más empresas utilizan herramientas de contabilidad y evaluación, como el Protocolo del Capital Natural, y muchos gobiernos se han dado cuenta de que para lograr la estabilidad y la prosperidad a largo plazo como nación, una comprensión sistemática del capital natural es tan importante como seguimiento del PIB».

Tras la firma del Acuerdo de París sobre cambio climático y en el marco de dicho pacto, «si queremos alcanzar los objetivos adoptados, es imprescindible lograr un reconocimiento cada vez mayor de que la restauración de los ecosistemas y la biodiversidad son críticos». Para ilustrar esto, Hughes se valió del ejemplo de las turberas. «Cubren solo un 3 % de la superficie terrestre del mundo, pero en su estado degradado son responsables de alrededor de un 7 % de las emisiones antropogénicas globales del cambio climático. Sabemos cómo solucionar este problema y, al hacerlo, convertir un pasivo global en un activo global. Realicemos con urgencia la inversión requerida y obtengamos rendimientos por ello».

Otros hechos destacados por Jonny Hughes fueron el crecimiento registrado en la emisión de bonos verdes, que desde 2015 ha pasado de un volumen de emisión de 42 000 MUSD a 150 000 MUSD con los que se cree que se cerrará 2017, y la apuesta de China por la ecocivilización tanto desde el punto de vista político como en acciones decididas. «Sin embargo, el progreso es aún demasiado lento», se lamentó.

Nicola Sturgeon, primera ministra de Escocia, incidió en su intervención en que «el capital natural es vital para el bienestar de la nación». «El medioambiente es, por definición, un problema internacional. Por lo tanto, requiere un acuerdo y cooperación a escala internacional. Haremos un mejor progreso si los gobiernos, las personas y las organizaciones de todo el mundo comparten sus conocimientos y experiencia en esta materia».

La responsable política también quiso poner el acento en que «el entorno natural de Escocia es, ante todo, importante por su valor intrínseco. La biodiversidad y la belleza son preciosas en sí mismas. No se puede poner precio a sentimientos como la alegría, la felicidad y el bienestar que las personas obtienen de la naturaleza. Sin embargo, reconocer todo eso no quita para reconocer también que nuestro entorno natural tiene una gran importancia económica. Se calcula que da trabajo a más de 60 000 personas de forma directa en Escocia. También es vital para nuestra industria turística, que emplea a más de 200 000 personas en todo el país. Y es esencial para el sector de alimentos y bebidas escocés, que actualmente goza de un enorme éxito. Soy muy consciente de que algunas personas todavía tienen preocupaciones y sienten escepticismo sobre el concepto de capital natural. Sin embargo, la visión y el enfoque del Gobierno escocés es muy claro. Es más probable que abusemos de la naturaleza, si damos por hecho que es gratuita, mientras que la trataremos con mayor cuidado si comprendemos su valor».

Este foro reúne a los sectores público, privado y al tercer sector con el objetivo de garantizar que el capital natural no sea reconocido simplemente como un principio valioso, sino que también funciona a la hora de influir en la toma de decisiones prácticas, convirtiendo la retórica en realidad. Un ejemplo de esto tiene relación con la Natural Capital Coalition y el Protocolo que ha desarrollado, que ayuda a los directivos a identificar tanto el impacto de sus negocios en el capital natural como el grado en que sus negocios dependen de él».

Otras voces representativas que trasladaron mensajes de gran impacto durante el primer día del foro fueron Inger Andersen, directora general de la UICN, que advirtió que los «subsidios de la política agraria común (PAC) no solo son dañinos para los ecosistemas, sino que también impulsan inversiones insostenibles en la gestión de la tierra». Además apuntó que, desde 2014, las inversiones en esquemas ambientales y sostenibles han crecido un 25 %, aunque los esfuerzos deben ser mucho mayores, si lo que queremos es «cumplir los objetivos de estabilización climática en 2030». Para revertir la rápida y creciente pérdida de especies que sufre el mundo, «se requieren inversiones urgentes». «Hay un déficit de 300 000 MUSD al año en programas relacionados con la naturaleza. A pesar de que parezca una cifra elevada, es pequeña en realidad. Solo representa un 0,1 % de la riqueza global». Es necesario cerrar esta brecha de financiación «para mantener nuestra propia existencia en este planeta».

Por último, lanzó una pregunta para la reflexión: «¿Desde cuándo la vida en la tierra se ha convertido en una externalidad ambiental?».

Mary Kitutu, ministra de Medio Ambiente de Uganda, reconoció que la economía de su país está dirigida por el capital natural. Un 50 % de nuestro PIB se basa directamente en él». La responsable pública avanzó que están valiéndose de la restauración ecológica para gestionar los riesgos ambientales y que tanto el aspecto ambiental como el de género forman parte de todos los planes ugandeses a largo plazo. Para 2030, Uganda habrá «reducido la pobreza, gestionará el agua de forma sostenible y usará energía limpia y climáticamente inteligente», aseguró.

¿Seremos unos falsificadores para la próxima generación?

La ponencia de Philippe Joubert, fundador y CEO de Earth on Board y presidente de The Prince of Wales’ Corporate Leaders Group, resultó muy directa y provocadora. «¿Por qué no escuchamos al planeta? ¿Por qué no actuamos?», se preguntó. Otros de sus mensajes más interesantes fueron: «Las empresas tienen tanto la posibilidad de actuar como las armas necesarias para hacerlo». «El capital natural no puede debatirse en una conversación de ascensor, tiene que alcanzar el nivel del Consejo de Dirección». «No sé si la naturaleza tiene un precio, pero los servicios de los ecosistemas que suministra sí que lo tienen». «Con reglas poco claras, los mercados no se corregirán por sí solos en materia de capital natural». «¿Asumirán el liderazgo las empresas y consejos de dirección y serán competentes en sostenibilidad, adoptarán la gobernanza adecuada y harán las preguntas correctas a la Dirección o bien la próxima generación nos verá como a falsificadores?». «Las empresas no pueden prosperar en un mundo en ruinas».

Jessica Fries, presidenta de Accounting for Sustainability (A4S), llamó la atención sobre que «seguimos igual, sin incluir los valores reales. ¿Qué tipo de innovación necesitamos para movilizar las fuerzas requeridas que hagan visible al capital natural en la contabilidad? No tiremos por tierra en un siglo el trabajo realizado en 20». «Los datos están ahí para contar el tipo de historias que generan confianza para integrar el capital natural en los procesos de decisión», remarcó.

Mathis Wackernabel, CEO de Global Footprint Network, fue directo al grano: «Necesitamos una revolución en la manera en que gestionamos nuestras ciudades. Será en ellas donde se gane o pierda la batalla de la sostenibilidad del siglo XXI». También hizo hincapié en la necesidad de disponer de métricas, «puesto que las visiones sin indicadores son alucinaciones. Los modelos de negocio deben estar alineados con la sostenibilidad».

Pushpam Kumar, asesor económico del Programa de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente (PNUMA), se refirió a que ««la riqueza inclusiva es la clave para integrar el capital natural en la economía verde. Si no ponemos el capital natural en el corazón de la economía verde, no habrá economía verde». Además, advirtió que las «buenas decisiones no pueden ser adoptadas sin medir, monitorizar y evaluar».

Mark Gough, director ejecutivo de la Natural Capital Coalition, hizo gala de sus dialéctica clara, directa y fresca durante la moderación de debates y en su intervención para actualizar la situación de la Coalición, que está creciendo a un ritmo muy saludable, tanto en número como en calidad, con más de 270 empresas miembros.

 Gough avanzó que se han registrado más de 7000 descargas web del Protocolo del Capital Natural, pero hay en torno a 35 000 copias en circulación. Un 10 % de las firmas del WBCSD se refieren al Protocolo en su reporting sobre sostenibilidad, hay 13 plataformas regionales emergentes sobre torno al capital natural, en el Hub de la web hay publicados más de 1300 artículos, los impactos en redes sociales de la Coalición han crecido un 1200 % y un total de 68 países buscan generar cuentas sobre el capital natural.

También anunció la publicación de This is Natural Capital (Esto es capital natural), la primera revisión anual sobre las tendencias y actividades desarrolladas en el mundo en torno al capital natural, en la que se recogen aspectos que persiguen resolver dudas persistentes y temas polémicos, como la diferencia entre el concepto de valor y precio. «La diferencia entre valor y precio estriba en que el valor hace referencia a nuestra relación con la naturaleza y no solo a lo que tenemos que pagar», subrayó.

Hitos anunciados en el foro

En el transcurso de los dos días del Foro Mundial sobre Capital Natural, tuvieron lugar varios anuncios de importante calado para la comunidad global involucrada en impulsar la sensibilización a todas las escalas sobre el capital natural.

Durante el Wolrd Forum on Natural Capital, Natural Capital Coalition presentó This is Natural Capital (Esto es capital natural), publicación que hace balance sobre dónde nos encontramos en materia de pensamiento y aplicación de enfoques de capital natural. En este sentido, la Natural Capital Coalition presentó This is Natural Capital (Esto es capital natural), publicación que hace balance sobre dónde nos encontramos en materia de pensamiento y aplicación de enfoques de capital natural. Se trata de la primera revisión anual sobre las tendencias y actividades desarrolladas a escala global por la comunidad del capital natural y la intención de la Coalición es publicarla con carácter anual a partir de ahora.

Otras noticias en las que está involucrada la Coalición fueron la presentación del nuevo grupo colaborativo junto con el Grupo IDEEA para combinar fuerzas y aunar a 25 actores líderes en el desarrollo e implementación de enfoques sectoriales del capital natural tanto a escala pública como privada, y el avance sobre el próximo lanzamiento de los suplementos sectoriales sobre data y finanzas del Protocolo del Capital Natural.

Una de las entidades colaboradoras de la organización del congreso, Green Economy Coalition, aprovechó el escenario simpar de la cita escocesa para lanzar The wealth of nature (La riqueza de la naturaleza), investigación realizada por economistas del Institute for New Economic Thinking de Oxford Martin School. En ella, sus autores alertan sobre las graves amenazas que el deterioro de la naturaleza representa para la prosperidad a escala nacional y global. El documento hace hincapié en que, a pesar de que el capital natural es la base de toda la prosperidad humana, dado que las economías del planeta no explican ni reconocen esta dependencia, están impulsando una tendencia peligrosa que favorece el deterioro ambiental.

El Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD, por sus siglas en inglés) lanzó una serie de cortometrajes que subrayan la importancia de que las empresas valoren su relación con la naturaleza.

Aunque el escenario en el que se desarrolla la trama es ficticio, el guion muestra casos reales de lo que puede suceder en las organizaciones que no se toman en serio la sostenibilidad.

Deja un comentario