¿Cómo serán la alimentación y la agricultura en 2030 y 2050?

Los expertos del CCAFS (Programa de Investigación sobre Cambio Climático del Consorcio CGIAR) elaboraron con motivo de la publicación del Quinto Informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático una infografía cargada de información interesante y reveladora acerca de cómo será el futuro a corto plazo de la alimentación y la agricultura en el mundo.

En concreto, los datos recogidos se corresponden con previsiones realizadas de cara a los años 2030 y 2050, es decir, “pasado mañana” y se basan en los datos registrados en los últimos años. Así, la infografía nos cuenta que el cambio climático está afectando de manera significativa a las cosechas. En concreto, este fenómeno provocó en la segunda década del siglo XXI (2010s) que algunos de los graneros más importantes del planeta acusaran sus efectos negativos de forma especial. Por ejemplo, la producción de maíz disminuyó en China un 7 % y el rendimiento de los cultivos de trigo se desplomó un 14 % en Rusia.

Como consecuencia de que estos cultivos no consiguieron el rendimiento esperado, los precios de los alimentos subieron en el mercado. Esto a su vez desencadenó que las poblaciones más vulnerables, con los pobres de África y el sur de Asia, tuvieran que destinar la mayor parte de sus ingresos a los alimentos. En el caso de Malawi, las familias pobres gastaron el 78 % de sus ingresos en alimentarse, mientras que los pobres de Estados Unidos dedicaron el 21 %.

Aunque en esos años los agricultores ya empezaban a adaptar sus cultivos al cambio climático mediante la modificación de sus fechas de siembra y el uso de diferentes tipos de cultivos, aún es necesario un mayor esfuerzo.

2030

Con este panorama, los especialistas del CCAFS estiman que para 2030, el rendimiento de los cultivos y pastos disminuirá en numerosos lugares del planeta. Por ejemplo, en algunas partes de Brasil, es probable que los rendimientos de los cultivos del arroz y el maíz decrezcan un 14 %.

Para evitar esto, es vital adaptar los cultivos, la ganadería y la pesca al cambio climático. Es posible que los agricultores tengan que apostar por nuevas variedades de semillas o cultivos que sean más tolerantes al calor, la sequía o la salinidad, por ejemplo. Por su parte, los ganaderos tendrán que tener en cuenta que surgirán nuevas enfermedades que afectarán a su ganado y cultivos. Asimismo, los pescadores podrían necesitar restaurar sitios de reproducción degradados como los manglares para poder mantener las poblaciones de peces.

2050

En 2050, los impactos generalizados sobre la alimentación y la agricultura serán muy probables. Por ejemplo, no debe extrañarnos que para esta década veamos una disminución media del 8 % en el rendimiento de los principales cultivos alimentarios en África y Asia Meridional.

Aumentos en la temperatura terrestre por encima de los 4 ºC, los cambios en los ciclos del agua y el aumento del nivel del mar supondrá que se sobrepasen los umbrales críticos, lo que pondrá en peligro la capacidad de los agricultores para adaptarse.

Así las cosas, desde el Programa de Investigación sobre el Cambio Climático del Consorcio CGIAR advierten que necesitamos grandes innovaciones sobre la forma en que comemos, cultivamos y gestionamos el ganado para hacer frente a nuestro clima cambiante. Esto incluye modificar nuestros hábitos alimentarios, así como el modo en que usamos la tierra.

 

Para 2030, el rendimiento de los cultivos y pastos disminuirá en numerosos lugares del planeta. Por ejemplo, en algunas partes de Brasil, es probable que los rendimientos de los cultivos del arroz y el maíz decrezcan un 14 %.

 

Fuente: Blog de CGIAR.

Un comentario en “¿Cómo serán la alimentación y la agricultura en 2030 y 2050?

Deja un comentario