Cómo planificar los proyectos de custodia para adaptarse al cambio climático en las regiones vulnerables de España

Xarxa de Custòdia del Territori (XCT) ha presentado su última publicación: Cómo planificar los proyectos de custodia para adaptarse al cambio climático en las regiones vulnerables de España, en cuya elaboración ha participado el Foro de Redes y Entidades de Custodia del Territorio (FRECT)
En ella, reúne varios casos prácticos que ilustran de qué manera esta herramienta de conservaación puede ser un instrumento para el fomento del papel de los agentes privados en la implementación de medidas de adaptación.

 

Los autores de la guía han elaborado 14 fichas de acción susceptibles de ser aplicadas en proyectos de custodia, elementos que pueden resultar muy útiles para las entidades de custodia. La guía recuerda el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos del Cambio Climático (IPCC), «una de las regiones más vulnerables a los efectos del cambio climático es la región Mediterránea; España, además, es uno de los países con el índice de vulnerabilidad más elevado de Europa».

Los efectos derivados del cambio climático «ponen en riesgo los servicios ecosistémicos que aportan los recursos naturales y la biodiversidad, servicios básicos como agua y alimentos y funciones de regulación atmosférica, climática y del ciclo de nutrientes, así como de control de la erosión del suelo, protección contra incendios forestales e inundaciones. En España, uno de los instrumentos con el objetivo de conservar los recursos naturales y la biodiversidad es la custodia del territorio, pero debido al contexto actual de cambio climático, este objetivo de conservación de los servicios y beneficios que nos aportan los espacios naturales y la biodiversidad se convierte en un reto aún más difícil», advierten desde XCT.

La custodia del territorio se presenta como estrategia complementaria a otros mecanismos de protección existentes y «puede servir como un instrumento importante para fomentar el papel de los agentes privados en la implementación de medidas de adaptación», defienden los autores. Esto es así porque impulsa acuerdos entre personas y organizaciones con intereses muy distintos, la participación ciudadana y su papel como movilizador es especialmente destacable.

«Por otra parte, el hecho de que su objetivo principal se centre en terrenos privados, que habitualmente quedan fuera de otras políticas de conservación, permite que aquellos terrenos no incluidos pero con valores ambientales y naturales igualmente importantes sean conservados».

Algunas de las actuaciones de la custodia del territorio están directamente relacionadas con la adaptación al cambio climático. Algunos ejemplos son la mejora de la conectividad ecológica entre especies, la eliminación de las especies invasoras que pueblan algunos espacios valiosos y la generación de hábitats favorables para las especies más afectadas.

Para ilustrar mejor las oportunidades que brinda la custodia del territorio a la conservación y protección del entorno natural, los ecosistemas y la biodiversidad, el documento incluye cinco casos de estudio sobre medidas de adaptación.

Uno de ellos consiste tiene el objetivo de recuperar y conservar los valores ecológicos de los hábitats fluviales autóctonos del río Congost y la riera de Carbonell, mejorar su estructura y conectividad a través del voluntariado, la participación y la custodia del territorio en Les Franqueses del Vallès/Canovelles. Lo impulsa la Associaciò Hábitats. El segundo aspira a reducir la huella de carbono que supone la explotación agraria y aumentar la biodiversidad en la reserva ornitológica de San Miguel en Huesca. Esta iniciativa es de SEO/BirdLife.

Otro de los ejemplos es pretende crear una infraestructura verde de protección para evitar grandes incendios y favorecer la conservación del patrimonio natural mediante la gestión silvopastoral: trabajos forestales para mejorar la estructura del bosque y crear espacios abiertos y, a continuación, utilizar la ganadería extensiva de vacas y cabras para mantener el nuevo paisaje en mosaico. Es una idea de Fundació Catalunya La Pedrera (FCLP).

El cuarto caso práctico lleva por título LIFE+ Club de Fincas por la conservación del oeste ibérico, un proyecto transnacional con participación variada de entidades, que tiene como objetivo general la mejora de la conectividad y del estado de conservación y demográfico/superficie de los principales hábitats y especies del Oeste Ibérico de los pisos bioclimáticos mesomediterráneo y supramediterráneo.

Por último, la Fundación Lugaia Fundazioa está llevando a cabo labores de restauración forestal basadas en la sustitución de masas forestales de producción (pino de Monterrey y eucaliptos) por bosques autóctonos (robledales, hayedos) en torno a la Red Fluvial de Urdaibai (RN2000).

Haz clic en la imagen para descargarte la publicación desde nuestra Biblioteca.

 

Guía sobre cómo planificar los proyectos de custodia para adaptarse al cambio climático en las regiones vulnerables de España

 

Fuente: XCT.

 

Deja un comentario