Cómo no dejar a nadie atrás

La publicación de la Organización para la Agricultura y la Alimentación de la ONU (FAO) titulada, Migration and Protracted Crises: Addressing root causes and building resilient agricultural livelihoods (Migración y crisis prolongadas: abordar las causas fundamentales y la construcción de medios de vida agrícolas resistentes) tiene como objetivo destacar lecciones aprendidas para que los gobiernos, el sistema de las Naciones Unidas y otras partes interesadas contribuyan a fortalecer la resistencia de las comunidades de acogida de desplazados.

El documento recoge una investigación que indica que más de 65 millones de personas en todo el mundo han sido desplazadas como consecuencia de conflictos, violencia y persecuciones en 2015 y que solo 126 000 refugiados – o un 11 % del total registrado en 2005 —la cifra más baja registrada en más de 30 años— fueron capaces de regresar a sus lugares de origen.

Basándose en trabajos de la FAO y sus asociados, el informe hace hincapié en que un promedio de un 87 % de los afectados por los conflictos no huyen de sus países, y la mayoría sufre de inseguridad alimentaria grave. Al describir tales desplazamientos internos como un indicador importante de los posibles incrementos en los próximos flujos migratorios transfronterizos, el informe pone de relieve la contribución de la FAO a través de soluciones integrales, entre otras intervenciones: generar evidencia sobre los principales impulsores de la migración y el desplazamiento en crisis prolongadas; proporcionar apoyo a la subsistencia directa; mitigar y prevenir conflictos como consecuencia de los recursos naturales; y el desarrollo de herramientas y directrices para las partes interesadas.

Entre los mensajes clave, la publicación destaca la necesidad de reconocer que las personas vulnerables pierden el acceso los recursos necesarios para la producción de alimentos y la agricultura y que las poblaciones afectadas necesitan apoyo para reconstruir medios de vida resilientes. Esto exige hacer frente a las necesidades inmediatas, así como aportar soluciones más duraderas en un ambiente particularmente desafiante.

 

Entre los mensajes clave, la publicación destaca la necesidad de reconocer que las personas vulnerables pierden el acceso los recursos necesarios para la producción de alimentos y la agricultura y que las poblaciones afectadas necesitan apoyo para reconstruir medios de vida resilientes. Esto exige hacer frente a las necesidades inmediatas, así como aportar soluciones más duraderas en un ambiente particularmente desafiante.

Fuente: FAO, IISD.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.