Cómo afectan a la vegetación el cambio climático y otros cambios medioambientales

El cambio climático y otros cambios ambientales pueden tener un gran impacto sobre las comunidades vegetales. Investigadores han evaluado métodos actuales con el fin de entender el impacto que los cambios globales tienen sobre la vegetación e indicar qué implicaciones tienen para la investigación futura.

 

El efecto del calentamiento global en el equilibrio del agua puede tener una influencia más fuerte que los efectos directos de la temperatura sobre la vegetación. Por ello, se requiere el despliegue de modelos a múltiples escalas ecológicas, poblaciones, comunidades y paisajes para predecir las respuestas de la vegetación y sus reacciones al cambio global acelerado.

 

El artículo Global change and terrestrial plant community dynamics (El cambio global y las dinámicas en la comunidad vegetal terrestre), publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), recuerda que la vegetación terrestre juega un papel crítico en los ciclos biogeoquímicos y aporta importantes servicios de los ecosistemas. Asimismo, subraya que la vegetación ha sufrido alteraciones durante décadas, siglos e incluso milenios como consecuencia de impulsores del cambio global antropogénicos como el cambio en el uso del suelo, la alteración de regímenes de perturbación, las especies invasoras y el cambio climático.

Las respuestas de la vegetación al cambio y la perturbación del uso del suelo pueden ser más inmediatas y duraderas. El efecto del calentamiento global en el equilibrio del agua puede tener una influencia más fuerte que los efectos directos de la temperatura sobre la vegetación. Por ello, se requiere el despliegue de modelos a múltiples escalas ecológicas, poblaciones, comunidades y paisajes para predecir las respuestas de la vegetación y sus reacciones al cambio global acelerado.

En este trabajo, sus autores presentan un marco para detectar los cambios en la vegetación y atribuirlos a impulsores del cambio global que incorporan múltiples líneas de evidencia, desde redes de monitoreo espacialmente extensivas a experimentos distribuidos, datos de teledetección y registros históricos.

Basado en una revisión de la literatura disponible al respecto, esta investigación resume los cambios observados y describe las herramientas de modelado que pueden predecir los impactos de múltiples impulsores en las comunidades de plantas en una época de cambios rápidos.

Las respuestas observadas en los cambios de la temperatura, el agua, los nutrientes, el uso del suelo y las perturbaciones muestran una fuerte sensibilidad de la dinámica de la productividad de los ecosistemas y de las poblaciones vegetales al equilibrio del agua y los efectos a largo plazo de las perturbaciones sobre la dinámica de las comunidades vegetales.

Los efectos persistentes del cambio en el uso de la tierra y los regímenes del fuego alterados por el hombre en la vegetación pueden eclipsar o interactuar con los efectos del cambio climático. Los modelos de predicción de respuestas de las comunidades vegetales al cambio global incorporan cambios de nichos ecológicos, dinámicas de poblaciones, interacciones entre especies, perturbaciones espacialmente explícitas, procesos de los ecosistemas y respuestas funcionales de plantas. Así, los investigadores que han participado en esta investigación inciden en que se necesita monitorizar, realizar experimentos y llevar a cabo modelos que evalúen los múltiples factores del cambio para detectar y predecir los cambios en la vegetación en respuesta al cambio global del siglo XXI.

En este sentido, el artículo mencionado reconoce que la vegetación es muy dinámica y propensa a responder de manera compleja a los cambios ambientales. Los investigadores deben, por lo tanto, utilizar una variedad de métodos para predecir cambios en la vegetación con el objetivo de que los resultados cosechados resulten de utilidad para la formulación de políticas.

Las comunidades de plantas tales como bosques y pastizales apoyan actividades económicas entre las que se cuentan la silvicultura, el pastoreo de ganado y la prestación de servicios esenciales de los ecosistemas como la regulación del agua y el almacenamiento del carbono. También influyen en la distribución de los animales, incluyendo especies económicamente importantes como los polinizadores. «La predicción de los efectos que los cambios ambientales provocan en las comunidades vegetales a escala global es, por tanto, determinante para asegurar que la beneficios proporcionados por las plantas están protegidos», subraya los científicos.

En este estudio, los investigadores han explorado investigaciones anteriores para resumir los cambios recientes registrados en comunidades vegetales de todo el mundo, así como los enfoques que se pueden utilizar para predecir los impactos de diferentes impulsores del cambio sobre la vegetación. Las principales causas humanas del cambio ambiental incluyen el cambio en el uso del suelo, la deposición de nitrógeno (debido a la combustión de combustibles fósiles y la agricultura intensiva, por ejemplo), el cambio climático y la propagación de especies invasoras.

La investigación pone de relieve cómo es probable que las respuestas de la vegetación al cambio climático y otros cambios ambientales sean altamente dinámicas y variables. Por ejemplo, en ciertos lugares, los cambios en el uso del suelo y los incendios provocados por los seres humanos tienden a combinarse con los impactos del cambio climático, lo que da lugar a cambios a largo plazo en las comunidades vegetales. También pueden existir desfases en las formas en las que la vegetación responde a los cambios, especialmente en las comunidades de vida larga como los bosques, que contienen árboles y otras especies leñosas que viven desde hace siglos.

La comprensión de los impactos combinados de los diferentes impulsores del cambio en la vegetación es gran un desafío. Por esta razón, la investigación considera varios métodos para evaluar los cambios producidos en las plantas. Por ejemplo, gracias a datos de los inventarios nacionales forestales se han identificado cambios en la composición de las especies de árboles en España que están relacionados con la sequía inducida por el cambio climático.

La teledetección, la investigación experimental y varias técnicas de modelado también han sido tenidas en cuenta en este trabajo. «Un reto importante para la investigación futura es reducir al mínimo los impactos de los cambios ambientales en las comunidades de plantas», advierten los autores del artículo. En este sentido, están siendo desarrolladas herramientas de predicción que incorporan impulsores y amenazas del cambio global para entender cómo puede lograrse este objetivo. Estas herramientas pueden centrarse en los impactos en especies individuales, así como en la interacción entre muchas especies para ayudar a los investigadores a entender qué especies son más vulnerables a los cambios.

Fuente: Science for Environment Policy.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.