¿Cómo abordan la biodiversidad las normas comunitarias del sector alimentario?

En el marco de la iniciativa comunitaria “Biodiversity in Standards and Labels of the Food Sector («La biodiversidad en las normas y etiquetas del sector alimentario»), los especialistas de Global Nature Fund (GNF) y Lake Constance Foundation (LCF) han elaborado un informe que lleva el mismo título del proyecto y expone qué aspectos relacionados con la biodiversidad deberían ser abordados de manera más eficiente. Además,  aporta recomendaciones sobre cómo podrían tratarse estos aspectos de forma que se redujeran los impactos negativos sobre la diversidad biológica, al tiempo que se contribuye de forma más significativa a la disminución de la pérdida de biodiversidad.

 

¿Qué aspectos relacionados con la biodiversidad deberían ser abordados de manera más eficiente por el sector agroalimentario europeo?

Existen más de 400 normas importantes para el mercado Europeo e incontables requerimientos de directrices a proveedores y distribuidores del sector alimentario en el marco de la UE. El presente informe resume los resultados del análisis llevado a cabo a 54 normas regionales, nacionales, europeas e internacionales que afectan al sector alimentario y los requisitos que las compañías de esta industria exigen a sus cadenas de suministro. La selección de las normas cubre toda la tipología de estándares existente, así como las materias primas más relevantes a escala global.

Los contenidos aportan una visión global sobre cómo es abordada la biodiversidad en las normas y requisitos de las empresas, que han sido evaluados en función de cómo contribuyen a la conservación de la diversidad biológica, con especial énfasis en la efectividad, transparencia y verificabilidad de los esquemas de certificación o normativos de las compañías.

La evaluación realizada se ha basado en los resultados de los estudios de investigación y experiencias prácticas. Además de los resultados, este informe de referencia contiene conclusiones hechas por un grupo de expertos multidisciplinar, entre las que cabe destacar la necesidad y el potencial de mejora del rendimiento de las normas relativas a la biodiversidad y los requisitos de las empresas.

El documento va especialmente dirigido a los responsables de revisar la normativa y de elaborar directrices de las distintas empresas de la industria alimentaria. Se trata de una guía que permite comparar la normativa o requisitos propios de cada empresa con la media actual de estándares y directrices existente en el mercado. Así, los responsables de Producto y Calidad, así como los encargados de las políticas y estrategias relacionadas con la sostenibilidad del sector alimentario encontrarán en este informe una visión sobre qué aspectos vinculados a la protección de la biodiversidad son tratados de manera más efectiva por la normativa y cuáles no lo son. Esta información también es relevante para aquellos cuya labor tenga que ver con cuestiones relacionadas con la agricultura, la industria de la alimentación, la biodiversidad (asesores de explotaciones agrarias, certificadores de empresas alimentarias, instituciones científicas, ONG conservacionistas, administraciones responsables de la agricultura y la protección de la biodiversidad…).

Del mismo modo, el análisis también puede resultar de utilidad para asociaciones del sector de la alimentación, cooperativas y asociaciones agrarias, ya que los hallazgos recogidos revelan qué aspectos relativos a la diversidad biológica deberían ser abordados de manera más eficiente, con el fin de reducir los impactos negativos y contribuir de forma más significativa a la disminución de la pérdida de biodiversidad.

Algunos ejemplos de los aspectos sobre los que hay margen de mejora en cuanto a la presencia de la biodiversidad en la política de las compañías son:

– Las normas deben asegurar que se aportan definiciones sobre todos los términos empleados. Para ello, deberían emplear definiciones comúnmente aceptadas cuando estas estén disponibles.

– En el caso de que no existe una definición acordada de forma general, las propias normas deben aportar la definición de los términos usados en su texto.

– Teniendo en cuenta que la agricultura es uno de los mayores impulsores de la pérdida de biodiversidad a escala mundial, las organizaciones de normalización y las compañías del sector alimentario deberían retarse a sí mismas para alcanzar una meta de No Pérdida Neta a largo plazo, así como en sus explotaciones certificadas y cadenas de valor, mediante la aplicación de la jerarquía de mitigación: evitar, reducir, compensar. Esto tiene especial relevancia al tener en cuenta las previsiones sobre la producción de alimentos, que ligan el incremento de la población/riqueza a un aumento de la demanda de alimentos y de la producción agrícola intensiva.

«Es probable que en muchas regiones no sea posible calcular método base de forma precisa para probar el enfoque de No Pérdida Neta con evidencias científicas. Pero, si las entidades de normalización y las compañías de la industria alimentaria actúa consecuentemente con la jerarquía de mitigación, contribuirán determinantemente a la meta global de frenar la pérdida de biodiversidad», destacan los autores.

Si haces clic en la imagen, te redirigirás a nuestra Biblioteca, desde donde podrás descargar del documento completo.

 

El informe contiene conclusiones hechas por un grupo de expertos multidisciplinar, entre las que cabe destacar la necesidad y el potencial de mejora del rendimiento de las normas relativas a la biodiversidad y los requisitos de las empresas.

 

Fuente: Business & Biodiversity Campaign.

Deja un comentario