#CleanSeas: Campaña global del PNUMA para terminar con la basura de los océanos

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ha aprovechado la reciente celebración de la Cumbre Mundial de los Océanos organizada por The Economist para lanzar una campaña con el fin de eliminar para el año 2022 las principales fuentes de la generación de basura marina como los microplásticos empleados en productos cosméticos y el despilfarro de los plásticos de un solo uso.

 

Cada año, más de ocho millones de toneladas de plásticos terminan en los océanos, lo que se traduce en graves estragos en la fauna marina, la pesca y el turismo y en un coste mínimo de 8000 millones de dólares en daños a los ecosistemas marinos. Bajo el nombre de #CleanSeas (#Océanoslimpios), la campaña arrancó durante la Cumbre Mundial de los Océanos de Bali (Indonesia) y urge a los gobiernos de todo el mundo a aprobar políticas que reduzcan el consumo de plástico, al tiempo que orienta a las empresas de las distintas industrias a recortar al mínimo el empleo de productos con embalaje plástico, así como a rediseñar sus respectivos productos en esta línea. Además, los mensajes impulsados por esta campaña global también van dirigidos a los consumidores, a los que invita a cambiar su hábito de descartar los bienes que adquiere o no volverlos a antes de que se produzca un daño irreversible en nuestros mares.

En palabras de Erik Solheim, director ejecutivo del PNUMA, «ya es hora de que abordemos el problema de los plásticos que arruinan nuestros océanos. La contaminación derivada de los plásticos surfea las playas de Indonesia, se deposita en el fondo del mar en el Polo Norte, y crece a través de la cadena alimentaria cuyos productos llegan a nuestras mesas. Hemos dejado pasar demasiado tiempo y el problema ha empeorado notablemente. Debemos frenarlo».

A lo largo del año, la campaña #CleanSeas anunciará medidas ambiciosas llevadas a cabo por los países y las empresas para eliminar los microplásticos en los productos de cuidado personal, la prohibición, el establecimiento de impuestos a las bolsas de plástico de un solo o la reducción drástica del resto de artículos de plástico desechables.

Hasta ahora, son 10 países los que apoyan esta campaña que tiene la intención de llegar a todos los rincones del planeta. Entre ellos, Indonesia se ha comprometido a reducir su basura marina un 70 % para 2025, Uruguay probará a finales de este 2017 el establecimiento de un impuesto a las bolsas de plástico de un solo uso y Costa Rica tomará medidas para reducir notablemente el empleo de este artículo mediante una mejor gestión de los residuos y la educación.

Cada año, más de ocho millones de toneladas de plásticos terminan en los océanos, lo que se traduce en graves estragos en la fauna marina, la pesca y el turismo y en un coste mínimo de 8000 millones de dólares en daños a los ecosistemas marinos anualmente. Hasta un 80 % de toda la basura de los océanos son plásticos.

Según las últimas estimaciones, al ritmo que se están desechando artículos tales como botellas de plástico, bolsas y vasos tras haberles dado tan solo un uso, para el año 2050, los océanos tendrán más plásticos que peces y un 99 % de las aves marinas habrá ingerido algún plástico.

 

Fuente: PNUMA.

Deja un comentario