CEED Twitter Conference 2018 apuesta por un formato online para reducir la huella de carbono e impulsar la equidad en el acceso al conocimiento científico

Recientemente, científicos de la del CEED (Center for Excellence on Environmental Decisions —Centro de Excelencia sobre Decisiones Ambientales—) organizaron una iniciativa muy original y exitosa, tanto en términos de impacto y visibilidad como de transmisión de conocimiento e impulso de la investigación y la ciencia ambiental. Se trata de CEED Twitter Conference 2018, una conferencia online sobre decisiones ambientales organizada en su totalidad a través de la red social Twitter.

 

Esta experiencia impulsada por científicos ambientales de la Universidad de Queensland (Australia) es un claro ejemplo de que hay alternativas a los eventos físicos que mejoran la accesibilidad al conocimiento y representan un impulso muy significativo de las conversaciones en torno al tema elegido. Con esta propuesta tan novedosa, sus impulsores buscaban acercar los interesantes contenidos de su programa a todo el mundo; demostrar que, cuando el presupuesto es limitado, hay opciones eficaces para acercar la ciencia a cuantos más, mejor; y con mayor coherencia ambiental, ya que se evitan las emisiones de efecto invernadero derivadas de los viajes que este tipo de eventos suele generar.

El cambio de viajes por tweets no solo consiguió con creces los objetivos planteados, sino que el impacto alcanzado superó significativamente las expectativas de la organización. Los más 200 participantes, las interacciones registradas y un alcance potencial de cerca de 600 000 personas lograron que el hastag del evento (#CEEDTC2018) fuera n.º 1 de la lista de trending topics de Twitter Australia, y que la conferencia llegara a todos los puntos del planeta.

Esta experiencia impulsada por científicos ambientales de la Universidad de Queensland (Australia) es un claro ejemplo de que hay alternativas a los eventos físicos que mejoran la accesibilidad al conocimiento y representan un impulso muy significativo de las conversaciones en torno al tema elegido. En este caso, entre los temas abordados durante la conferencia online, se cuentan: el mapeo de acciones espaciales; exploración de factores asociados a los acuerdos privados de conservación; beneficios ecológicos y sociales de los parques emergentes, contabilidad del carbono azul y los servicios de los ecosistemas marinos; lograr la representación ecorregional en áreas protegidas; uso de servicios de polinización para la priorización de la conservación espacial en paisajes agrícolas; metodología de capital natural integrado generalizable para orientar la inversión en la mejora de las marismas; y difusión de políticas y prácticas innovadoras de conservación de la biodiversidad, entre otros.

Según el doctor Matthew Holden, estudiante posdoctoral del CEED, «la aviación es responsable de la quema de cinco millones de barriles de petróleo diarios o alrededor del 2,5 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero». «Al igual que muchas otras personas del mundo de los negocios, los científicos ambientales también viajan para colaborar y presentar sus hallazgos en conferencias científicas». «Pero nuestra investigación muestra que solo un 4 % de las conferencias analizadas en nuestro estudio global ofrecieron opciones para compensar las emisiones de carbono, por lo que trasladar el formato de algunas de estas conferencias a Twitter podría tener grandes beneficios ambientales». «Un vuelo de ida y vuelta internacional puede equivaler a dos años y medio de conducción, por lo que tiene mucho sentido eliminar la necesidad de viajar organizando una conferencia en línea». «Nuestra conferencia va por delante de las tendencias de los encuentros internacionales. Las reuniones científicas son solo un problema minúsculo cuando se trata de la huella de carbono global, pero como científicos ambientales debemos liderar con el ejemplo para ayudar a que el público y las corporaciones se sumen a esta propuesta».

Por su parte, la directora del CEED y el vicedecana asociado de Investigación de la Facultad de Ciencias de la UQ, la profesora Kerrie Wilson, defiende que el formato escogido para la conferencia aumenta la eficiencia y mejora la igualdad de acceso. «No solo una conferencia virtual puede ahorrar días de viaje, sino que también mejora enormemente la accesibilidad». «Para las personas que no pueden pagar el coste de un viaje, no pueden coger un día libre del trabajo, o tienen responsabilidades de cuidado o crianza, esta iniciativa les permite estar presentes o participar con de última investigación ambiental a través de Twitter».

En este enlace tienes disponibles algunos de los tweets más destacados y presentaciones de los «ponentes virtuales», y en este otro, las reseñas de las ponencias y referencias de los panelistas.

 

Fuente: CEED.

Deja un comentario