Carbon Trust planea desarrollar una certificación de huella hídrica

Carbon Trust ha puesto en marcha un proyecto piloto de certificación de huella hídrica con el objetivo de educar a las empresas sobre el uso del agua y hacer frente a los riesgos asociados a la escasez u otros aspectos ambientales.

 

2015_08_05_Carbon Trust

El plan ayudará a las empresas a demostrar su liderazgo en sostenibilidad mediante la certificación de la utilización del agua durante el ciclo de vida de sus productos a escala internacional. El objetivo es desarrollar un sello que otorgue confianza en el mercado y dote a las empresas de herramientas para comunicar la certificación con confianza a través del uso de la etiqueta Huella Hídrica del Carbon Trust.

La huella de agua puede ayudar a las compañías a entender mejor los impactos en materia de sostenibilidad del ciclo de vida de sus productos, a descubrir puntos críticos como la contaminación o demandas que compiten en las zonas de estrés hídrico y la escasez. Esto puede ser usado para identificar áreas para mejorar sustancialmente la eficiencia en el uso del agua y la sostenibilidad de los productos, así como los riesgos de la cadena de regulación o el suministro. El uso del agua con mayor eficiencia también puede convertirse en una fuente de ahorro representativa para las empresas, especialmente en aquellas donde se requiere energía para enfriar, calentar o bombear agua.

Se prevé que la calidad del agua dulce y su disponibilidad será uno de los más grandes retos a los que se enfrente la humanidad en materia de sostenibilidad a lo largo del siglo XXI. En este sentido, según las estimaciones de ONU, la demanda mundial de agua crecerá un 55 % de aquí al año 2050.

Además, las reservas de agua mundiales están siendo actualmente sobreexplotadas, mientras que mil millones de personas padecen escasez de agua. Para el año 2025, la  ONU estima que dos de cada tres personas en el mundo sufrirán estrés hídrico en su región.

Las empresas serán clave para resolver los desafíos del agua. La agricultura representa más del 70 % del consumo mundial de agua dulce total, lo que hace que el agua sea una seria preocupación para cualquier empresa cuyos productos se basan en insumos agrícolas. Se espera además que la industria de fabricación tenga un crecimiento significativo en la demanda de agua, que se prevé que aumente en un 400 % de aquí a 2050.

Las empresas que han estado trabajando duro para ser más sostenibles, reconocen la importancia a largo plazo de conseguir un control sobre el uso del agua asociada a sus productos. Entender la  huella hídrica en el ciclo de vida puede ayudar a centrar los esfuerzos en la reducción de los impactos ambientales más significativos en sus productos. No solo eso, también es importante para conocer las áreas de riesgo imprevisto o las oportunidades vinculadas al ahorro de costes.

El proyecto está buscando compañías que quieran participar en esta primera fase para estudiar el desarrollo de la norma basada en la aplicación de la nueva ISO 14046 de huella hídrica, y demostrar las bondades de un instrumento combinado de mercado. Una herramienta para demostrar cómo se ve afectado el capital natural.

Fuente: The Carbon Trust.

Deja un comentario