Canadá arranca su estrategia nacional de fijación de precios del carbono

En enero, Canadá dio el pistoletazo de salida a su estrategia nacional de fijación de precios del carbono, anunciada en 2016. El esquema de fijación de precios del carbono forma parte del Marco Pancanadiense sobre Crecimiento Limpio y Cambio Climático, que tiene como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y construir resiliencia climática, al tiempo que fomenta el crecimiento.

 

Canadá se ha propuesto reducir sus emisiones de GEI un 30 % respecto a los niveles de 2005 para 2030. Según el esquema nacional, las provincias y territorios canadienses pueden elegir su enfoque de fijación de precios de carbono utilizando un precio explícito o un esquema de límite e intercambio.Canadá se ha propuesto reducir sus emisiones de GEI un 30 % respecto a los niveles de 2005 para 2030. Según el esquema nacional, las provincias y territorios canadienses pueden elegir su enfoque de fijación de precios de carbono utilizando un precio explícito o un esquema de límite e intercambio. En 2019, el Gobierno de Justin Trudeau implementará un respaldo de fijación de precios a nivel federal que se aplicará a las provincias y territorios que o bien lo soliciten o bien no cuenten con un sistema de fijación de precios adecuado. Se espera que el borrador de propuesta legislativa sobre este sistema de respaldo federal esté disponible para consulta en el primer trimestre de 2018.

Otras noticias relacionadas con el impulso de los mercados del carbono en el resto del mundo, han tenido lugar en Estados Unidos, Kazajistán, Reino Unido y Pakistán. En el primer caso, el estado de Nueva Jersey prevé sumarse a la Iniciativa Regional de Gases de Efecto Invernadero (RGGI, por sus siglas en inglés) de nueve estados, después de que el gobernador Philip D. Murphy (demócrata), elegido en noviembre de 2017, firmara una orden ejecutiva que inicia un proceso de elaboración de las reglas para su reingreso. Nueva Jersey, miembro fundador de la RGGI, dejó la iniciativa en 2012 cuando era gobernador del Estado Chris Christie (republicano). Según datos de la Administración Estadounidense de Información sobre la Energía (EIA) mencionados por la Asociación Internacional de Acción de Carbono (ICAP), las emisiones del sector eléctrico de Nueva Jersey aumentaron un 15 % entre 2011 y 2015, mientras que las de los otros estados de RGGI disminuyeron.

Por su parte, Kazajistán relanzó el pasado 1 de enero su mercado de comercio de derechos de emisión (ETS), tras dos años suspendido. El ETS renovado incluye nuevas disposiciones y objetivos, incluido un plan nacional de asignación de tres años y un límite de emisiones de un 5 % por debajo de los niveles de 1990 para 2020.

El nuevo mercado comprende 225 instalaciones y 130 empresas de los sectores energético e industrial. Para apoyar el ETS relanzado, Kazajistán también ha desarrollado, junto con el Banco Mundial, una plataforma online para facilitar la notificación electrónica sobre las emisiones de GEI de estos sectores.

En un esfuerzo por salvaguardar la integridad ambiental del mercado de comercio de emisiones europeo (EU ETS) antes del Brexit, el Reino Unido informó al Comité de Cambio Climático de la UE que el pasado 27 de diciembre de 2017 adoptó una ley que adelanta su fecha límite de cumplimiento para las emisiones de 2018 a una fecha anterior a la salida del Reino Unido de la Unión Europea (en concreto, el 15 de marzo de 2019). En consecuencia, y de acuerdo con un Reglamento del Registro del ETS UE respaldado por el Comité del Cambio Climático en noviembre de 2017, los derechos de emisión emitidos por el Reino Unido durante el año 2018 no serán marcados ni aceptados para su entrega.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) ha informado de que Pakistán tiene la intención de estudiar un posible instrumento de fijación de precios del carbono para ayudar al país a seguir una trayectoria de desarrollo bajo en carbono y desde Carbon Market Watch han lanzado un llamamiento a los líderes del Foro Económico Mundial (FEM) para que establezcan un precio a la contaminación lo suficientemente elevado para ayudarnos a evitar la crisis climática.

Fuente: IISD.

Deja un comentario