Cambio climático, agricultura y seguridad alimentaria: desafíos y soluciones

El cambio climático es una amenaza creciente para los sectores agrarios. Los efectos negativos en la producción agrícola, los medios de vida de los agricultores, silvicultores y pescadores se están dejando notar en numerosos puntos del planeta y su tendencia será a empeorar con el paso del tiempo.

 

Respondiendo al cambio climático: prácticas agrícolas sostenibles.A menos que el cambio climático sea abordado de forma adecuada, la producción agraria decrecerá, con las consiguientes consecuencias negativas para la seguridad alimentaria. Millones de personas de ingresos bajos estarán en riesgo de pasar hambre y caer en la pobreza.

Los sectores agrícolas también contribuyen al cambio climático con sus emisiones de gases de efecto invernadero. En el Acuerdo de París adoptado en diciembre de 2015, las Partes firmantes reconocen la urgente necesidad de actuar y la importancia de la seguridad alimentaria en la respuesta internacional al cambio climático, como queda reflejado en el hecho de que muchos países sitúen en un lugar destacado al sector de la agricultura en sus contribuciones previstas para la adaptación y la mitigación.

Los especialistas de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) han elaborado una serie de infografías que recogen información crítica sobre la relación cambio climático-agricultura-seguridad alimentaria, basadas en las conclusiones del informe Estado mundial de la alimentación y la agricultura 2016. El documento contiene ejemplos para poner en práctica tales los planes nacionales de reducción de emisiones, para lo que se muestran estrategias, oportunidades de financiación y necesidades de datos e información correspondientes. También se describen políticas e instituciones transformadoras que pueden superar los obstáculos para su realización.

¿De qué manera afecta el cambio climático a la agricultura?

El cambio climático aumenta los periodos secos y la frecuencia de las sequías; provoca el cambio en los patrones de las precipitaciones y la intensidad de los eventos climáticos extremos; impulsa el aumento de las temperaturas, el incremento del nivel del mar, así como la variabilidad de las temperaturas. Todos estos efectos representan impactos negativos en la productividad de los cultivos, el ganado, la pesca y la silvicultura.

¿Cómo contribuyen los sectores agrarios al cambio climático? A través de las emisiones de gases de efecto invernadero que produce. En conjunto, la agricultura, la silvicultura y el uso de la tierra representam al menos un 20 % del total de GEI globales, principalmente por la conversión de los bosques en tierras de cultivo y por la producción ganadera y agrícola.

Impactos del cambio climático: ¿Quién está pagando los costes? Los efectos del cambio climático en la producción agrícola tendrán efectos negativos en los países en desarrollo, en especial en el África Subsahariana, el sur de Asia y el Sudeste Asiático. El descenso de la productividad podría tener graves consecuencias para la seguridad alimentaria. Es muy probable que millones de personas de bajos ingresos que ya sufren una elevada inseguridad alimentaria se vean afectados. Entre ellos, los pequeños productores se encuentran entre los más vulnerables.

Buenas prácticas agrícolas para hacer frente al cambio climático

Los pequeños agricultores necesitan acceso a las tecnologías adecuadas e implementarlas. Algunas de las prácticas agrícolas recomendadas para luchar eficazmente contra el cambio climático son: la siembra sin labranza, cultivo de variedades eficientes en el uso del nitrógeno, agricultura de precisión, gestión mejorada de las pasturas, gestión integrada de la fertilidad del suelo, cultivo de variedades tolerantes al calor, cosecha de agua de lluvia y riego por aspersión, depredadores naturales de plagas y reducción de pesticidas y riego por goteo.

Para 2050, menos personas podrían estar en riesgo de hambre si adoptan tecnologías agrícolas mejoradas.

Mitigación para dar respuesta al cambio climático

Los sectores agrícolas pueden contribuir sustancialmente al equilibrio del ciclo global del carbono, mediante un uso eficiente de los recursos y la regeneración del suelo en la agricultura, lo que se puede traducir en la fijación de grandes cantidades de CO2 atmosférico y menores emisiones de N2 0 and CH4 la fijación. En cuanto a la silvicultura, puede contribuir a mitigar los efectos del cambio climático a través de la disminución de la deforestación y la adopción de prácticas de gestión rendimiento sostenido que pueden contribuir a mitigar el aumento de las emisiones de CO2 atmosférico.

La mitigación es clave para garantizar la seguridad alimentaria de la población mundial a largo plazo. En este sentido, reducir la pérdida y el desperdicio de comida mejora la eficiencia de los sistemas alimentarios, reduce la presión sobre los recursos naturales, así como la emisión de gases de efecto invernadero. Asimismo, reequilibrar la dieta con menos alimentos de origen animal también se traduciría en una menor sobre los recursos natulares y la disminución de las emisiones de GEI, con sus consecuentes beneficios sobre la salud humana.

¿Cuáles son los retos?

Los pequeños productores se enfrentan a importantes barreras a la hora de adoptar prácticas que pueden contribuir a hacer sus sistemas de producción más resistentes y eficientes. Estas son la disponibilidad de la mano de obra, la seguridad de la tenencia, grupos y capital social, riesgos y crisis, acceso a créditos y dotaciones de recursos e información.

¿Cómo abordar estos desafíos? Alineando los objetivos climáticos con los del desarrollo a través de la adecuada gestión de los recursos naturales, el apoyo y la facilitación de la acción colectiva, la gestión de los riesgos, la creación de de instituciones y políticas para lograr sistemas más resistentes de emisiones más bajas y abordando cuestiones transfronterizas.

¿Cuál es la ruta a seguir? Un uso estratégico de las finanzas climáticas: abordar el desafío de la capacidad, apoyar un entorno propicio para el cambio hacia una agricultura climáticamente inteligente, la integración del cambio climático en los presupuestos domésticos, el desbloqueo de capital privado para invertir en agricultura climáticamente inteligente.

Si haces clic en la imagen, te redirigirás a nuestra Biblioteca, desde donde podrás descargarte el informe completo Estado mundial de la alimentación y la agricultura 2016.

 

The State of Food and Agricuture: Climate Change and Food Security 2016

Fuente: FAO.

Deja un comentario