Cada vez más cerca de cumplir el Desafío de Bonn: ya está comprometida la restauración de 113 millones ha de tierras degradadas

El Gobierno de Malawi y las Reservas Privadas Naturales de Guatemala (RPNG) se han comprometido recientemente a restaurar en total 4,54 millones de hectáreas de tierras degradadas en el marco de la iniciativa del Desafío de Bonn, según anunciaron sus respectivos responsables con motivo del Congreso Mundial de la Naturaleza 2016.

 

El Desafío de Bonn es una acción mundial encaminada a restaurar 150 millones de hectáreas de tierras degradadas y deforestadas de aquí a 2020, y 350 millones de hectáreas para 2030. Sendos anuncios elevan los compromisos totales del Desafío de Bonn ascienden a 113 millones de ha comprometidas por 36 gobiernos, organizaciones y empresas, lo que supone sobrepasar la marca de los 100 millones de ha apenas cinco años después del lanzamiento del reto, y aproximarse significativamente a la meta de 150 millones de hectáreas.

Al conocer la decisión, Inger Anderson, directora general de la UICN, reconoció que estas buenas noticias muestran «que las restauraciones de paisajes forestales se consideran cada vez más como una vía para concretar las aspiraciones de los acuerdos concertados en 2015». «Hemos visto la transformación del Desafío de Bonn, que pasa de una ambición mundial a un potente movimiento impulsado por los gobiernos, los empresarios y las comunidades locales». «En los próximos cuatro años, trabajaremos con nuestros asociados para integrar la restauración de los paisajes forestales en las prioridades nacionales, restaurar a escala y producir resultados reales para las comunidades y las personas que viven en estos paisajes».

El Desafío de Bonn es una acción mundial encaminada a restaurar 150 millones de hectáreas de tierras degradadas y deforestadas de aquí a 2020, y 350 millones de hectáreas para 2030. La iniciativa fue lanzada en 2011 por Alemania y la UICN, y luego apoyada y ampliada por la Cumbre Mundial del Clima en 2014.

La consecución del objetivo de 350 millones de hectáreas podría generar 170 000 millones de dólares anuales de beneficios netos en concepto de protección de las cuencas hidrográficas, incrementar el rendimiento agrícola y mejorar los productos forestales, y podría secuestrar hasta 1,7 gigatoneladas anuales de CO2 equivalente.

Con anterioridad a Malawi y las RPNG, anunciaron compromisos semejantes Panamá  (1 millón de ha), Costa de Marfil (5 millones de ha), la República Centroafricana (3,5 millones de ha) y Guinea (2 millones de ha).

Por su parte, la embajadora del Desafío de Bonn de la UICN, Bianca Jagger destacó la importancia de este reto global para hacer frente al cambio climático y felicitó a los gobiernos, empresas y propietarios de tierras por los 113 millones de ha para los que ya se han realizado compromisos de restauración.
Fuente: UICN.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.