50.º aniversario del Inventario Forestal Nacional

Este 2015 se cumplen 50 años desde que se pusiera en marcha el Inventario Forestal Nacional (IFN), un proyecto encaminado a obtener la máxima información posible sobre la situación, régimen de propiedad y protección, naturaleza, estado legal, probable evolución y capacidad productora de todos los tipos de bienes que habitan los montes españoles.

El IFN es un proyecto encaminado a obtener la máxima información posible sobre la situación, régimen de propiedad y protección, naturaleza, estado legal, probable evolución y capacidad productora de todos los tipos de bienes que habitan los montes españoles.

Ayer tuvo lugar un acto conmemorativo de las bodas de oro en el que Carlos Cabanas, secretario general de Agricultura y Alimentación, subrayó que el inventario se ha convertido «más que en un proveedor de datos sobre recursos directos del monte, como la madera, el corcho, la resina o la leña, en una verdadera red de monitoreo de nuestros bosques, al incorporar aspectos como la biodiversidad, el paisaje, el desarrollo sostenible, la valoración integral, el recreo o el hábitat».

Como consecuencia de esa evolución, ha aportado apoyo a la planificación de las políticas forestales de las comunidades autónomas, a los profesionales para poder estudiar en una primera fase los planes de gestión forestal, y a la elaboración de estudios y modelización de las masas forestales a cargo de los centros de investigación.

«Un trabajo que continúa en estos momentos para seguir ampliando objetivos respecto a ediciones anteriores, a la par que se busca converger con otros inventarios europeos», añadió Cabanas.

Los tres IFN

El primer IFN se inició en 1964 con una metodología diferente a la que se emplea actualmente. Significó una gran novedad tecnológica para su tiempo, ya que se destinaron al proyecto los medios más modernos que entonces existían, como el proceso automático de los millones de datos tomados mediante ordenadores y la utilización de técnicas cartográficas novedosas, especialmente la utilización de fotografías aérea. En el siguiente enlace tienes acceso a los resultados cosechados, así como a los cuadernos provinciales, regionales y el documento Coníferas y frondosas en el IFN1.

La unidad básica de trabajo en los IFN es la provincia y, al ser un inventario continuo, se repiten las mismas mediciones cada 10 años, en las que se recorre todo el territorio nacional en cada ciclo decenal.

Por su parte, el Segundo Inventario Forestal Nacional (IFN2) fue llevado a cabo desde el Servicio de Inventario Forestal entre los años 1986 y 1996. Se basó fundamentalmente en dos informaciones:

  • Las parcelas son los puntos de muestreo, localizados en las intersecciones de la malla kilométrica de la Cuadrícula UTM, que coinciden con uso forestal arbolado. Son parcelas fijas, se localizan mediante un rejón metálico que permanece enterrado en el centro de la parcela, posibilitando la medición periódica de cada árbol y por consiguiente la comparación de sus magnitudes físicas y de estado. Los datos recolectados comprenden más de 70 parámetros diferentes y su principal potencia de explotación es el gran número que de ellas existe (más de 90 000 en toda España).
  • Los estratos son reclasificaciones del Mapa de Cultivos y Aprovechamientos (MAPA) o de Mapas de Vegetación Autonómicos, en el caso de existir en las CC. AA., en función de las características dasonómicas comunes de teselas que contienen un número determinado y suficiente de parcelas de muestreo. La forma de generar esta información hace que no sean comparables los estratos entre provincias, ya que lo normal es que no coincidan los conceptos clasificatorios.

El tercer ciclo del Inventario Forestal Nacional (IFN3) fue realizado entre los años 1997 y 2007. Aunque sigue en sus principios la metodología establecida en el IFN2, principalmente el carácter continuo con repetición de las mismas parcelas que se levantaron en el segundo ciclo, introduce cambios en su concepto al considerar los ecosistemas forestales por primera vez, en su integridad.

El IFN3 invita a conocer a través de más de 100 indicadores el estado y evolución de los montes de las distintas provincias. Su superficie, las especies arbóreas y arbustivas que habitan en ellos, su crecimiento, distribución, y algunas características del suelo que ocupan. Del mismo modo, incluye indicadores relacionados con la regeneración, biodiversidad, salud, vitalidad, selvicultura y con los regímenes de propiedad y protección.

Además, incorpora el valor en términos monetarios de los aspectos ambiental, recreativo y productivo de sus sistemas forestales. Y, por último, muestra algunos indicadores de la situación actual en el marco de los criterios paneuropeos de gestión sostenible.

Los resultados obtenidos son a escala provincial y se difunden de tres maneras diferentes. Aunque no está disponible en todas las provincias en sus distintas formas, sí lo  está al menos en alguna.

Por otra parte y para aquellos que quieran utilizar los microdatos y datos semielaborados para manejarlos de acuerdo a sus condicionantes particulares, también están disponibles en forma de bases de datos, lo que coloca a España a la cabeza de los países europeos que cuentan con Inventarios Forestales Nacionales en cuanto a difusión.

Fuente: Magrama.

Deja un comentario