Ayudas de la Comunidad Valenciana para mejorar el rendimiento global y la sostenibilidad de las explotaciones agrícolas

La Consejería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de Valencia ha publicado la orden de bases para solicitar las ayudas a las inversiones en explotaciones agrarias enmarcadas dentro del Plan de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020, cuya primera convocatoria estará dotada con 15 millones de euros de presupuesto y podrán beneficiarse de ella 600 agricultores.

 

Los solicitantes de estas ayudas «deben ser agricultores profesionales o entidades asociativas con personalidad jurídica que cumplan la definición de pyme, cuya actividad principal sea la agraria y en las que al menos uno de los socios sea agricultor profesional por su trabajo en la entidad. El sector agrario valenciano está sujeto a una constante necesidad de modernización de las explotaciones a fin de mejorar su viabilidad y garantizar su sostenibilidad. Esta modernización debe producirse mediante la introducción de mejoras técnicas que permitan aumentar su rentabilidad, optimizar el uso eficiente de los recursos hídricos y energéticos e incrementar la calidad de la producción además de adaptar la oferta a las tendencias globales de consumo.

Con el fin de mejorar el rendimiento global y la sostenibilidad de las explotaciones agrícolas, las bases de las ayudas de «Apoyo a las inversiones en explotaciones agrarias» recientemente publicadas por la administración valenciana, contempladas en la submedida 4.1 del PDR 2014-2020 de la comunidad autónoma, contribuyen a este desafío mediante el impulso de la mejora de la viabilidad y competitividad de las explotaciones agrarias y la promoción de tecnologías agrícolas innovadoras. En concreto, el texto hace especial hincapié en mejorar los resultados económicos de las explotaciones y facilitar su reestructuración y modernización con objeto de incrementar su participación y orientación hacia el mercado, así como la diversificación de su producción.

«La modernización requiere, por tanto, la dedicación de recursos destinados a inversiones que para muchas explotaciones son difíciles de obtener como consecuencia de la disminución de rentabilidad que se detecta en algunos cultivos y sectores, así como las dificultades para acceder a financiación externa como consecuencia de la situación económica general», matiza el texto de la Orden 29/2016, de 31 de octubre, que regula las ayudas mencionadas.

Por otro lado, el déficit hídrico estructural de la Comunidad Valenciana, agravado por la irregularidad, tanto espacial como temporal del régimen de precipitaciones, aconseja la implantación de sistemas de riego ahorradores de agua, así como la racionalización en la gestión y aprovechamiento de los recursos hídricos existentes. «Igualmente, a fin de paliar este déficit es necesario recurrir a otras fuentes de suministro, tales como aguas residuales urbanas depuradas, cuyo uso implica reducir la dependencia del suministro de cuencas y masas hídricas naturales. La tecnificación de los sistemas de riego necesita mano de obra cualificada, que debe asumir la tarea del manejo de redes automatizadas, telecomandadas desde un centro de control, así como el establecimiento de planes de abonado y turnos de riego. Por ello, esta medida contribuirá a la mejora de la gestión del agua, incluyendo la gestión de fertilizantes y plaguicidas», sigue la orden.

Adicionalmente, las acciones previstas en esta medida contribuirán a mejorar la eficiencia en el uso del conjunto de los recursos naturales en las explotaciones agrarias y el paso hacia una economía más competitiva y eficiente así como en la reducción de las emisiones de dióxido de carbono y el consumo de agua, como parte de la estrategia global de lucha contra el cambio climático.

Criterios de elegibilidad y perfil de los solicitantes

Dado que estas ayudas persiguen mejorar el rendimiento global y la sostenibilidad de la explotaciones agrícolas de Valencia, entre los criterios de prioridad de las solicitudes, «se considerará la dedicación de la explotación a la producción ecológica, la acogida a figuras de calidad diferenciada y la ubicación en zonas con dificultades naturales u otras limitaciones que dificulten su desarrollo, así como si los solicitantes son mujeres o jóvenes agricultores».

Asimismo, los solicitantes «deben ser agricultores profesionales o entidades asociativas con personalidad jurídica que cumplan la definición de pyme, cuya actividad principal sea la agraria y en las que al menos uno de los socios sea agricultor profesional por su trabajo en la entidad. Deberán presentar un plan de mejora de la explotación en el que se recojan las actuaciones previstas, así como su justificación técnica. Mediante este documento deberá también justificarse la sostenibilidad y viabilidad económica del proyecto».

Las presentes ayudas serán concedidas exclusivamente como subvenciones directas. En función de las características del solicitante y de la explotación, se cubrirá un porcentaje entre un 35 % y un 55 % de los gastos subvencionables, entre los que se encuentran:

  • La construcción o adquisición de bienes inmuebles.
  • La implantación y reestructuración de cultivos permanentes distintos de cítrico.
  • La modernización de instalaciones de riego que acrediten un ahorro efectivo del consumo de agua.
  • La compra de maquinaria, vehículos de carga y transporte.
  • Las inversiones en equipos de acondicionamiento, comercialización y transformación de productos de la propia explotación.
  • Instalaciones que reduzcan el impacto medioambiental de la actividad de la explotación o incrementen su eficiencia energética.
  • La compra de terrenos hasta un máximo de un 10 % del importe total de las inversiones incluidas en el plan.

Cabe recordar que la convocatoria, realizada en 2013 dentro del anterior PDR (2007-2013), contó con 7,5 M de presupuesto, de los que se beneficiaron 255 agricultores. Hasta 2020, se dispone de un total de 53 M€ para dedicar a estas subvenciones, con financiación del Fondo Europeo Agrario de Desarrollo Rural (FEADER), la Generalitat Valenciana y la Administración General del Estado.

Fuente: Comunidad Valenciana.

Deja un comentario