Atlas global de la biodiversidad del suelo

Atlas mundial de la biodiversidad del suelo es una publicación de Global Soil Biodiversity Initiative (GSBI) y el Centro de Investigación Conjunta de la Comisión Europea (JRC) que ha sido presentado en la reciente Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente celebrada en Nairobi (Kenia). La obra mapea la biodiversidad global del suelo y analiza las amenazas a las que está expuesta, entre las que se incluyen prácticas inapropiadas de gestión de la tierra, la conversión de tierras forestales a pastizales y tierras de cultivo y la mala gestión del agua.

 

Para proteger y conservar los suelos, los autores del «Atlas global de la biodiversidad del suelo» recomiendan, entre otras cosas: aumentar la reforestación; diversificar los cultivos; y apoyar las prácticas agrícolas sin labranza. El documento expone la diversidad de los organismos del suelo y de las funciones y servicios de los ecosistemas proporcionados por la biota del suelo, tales como el papel del suelo en la regulación del clima y el apoyo al crecimiento de las plantas. Asimismo, aporta información sobre la distribución geográfica y temporal de los organismos del suelo.

Los sistemas agrícolas, el pastoreo excesivo y la mala gestión de la tierra y el agua constituyen las principales amenazas a la biodiversidad del suelo, pero existen otras amenazas no menos importantes. Entre ellas, se cuentan el cambio climático; la degradación del suelo y la desertificación; la pérdida de la biodiversidad por encima del suelo; y la contaminación.

El atlas describe cómo la conversión de tierras puede contribuir a la rápida pérdida de carbono del suelo, lo que se traduce indirectamente en emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y el impulso del cambio climático.

Para proteger y conservar los suelos, los autores recomiendan, entre otras cosas: aumentar la reforestación; diversificar los cultivos; y apoyar las prácticas agrícolas sin labranza. Asimismo, dirige sus recomendaciones a una serie de actores y, por ejemplo, sugiere que los gobiernos promulguen leyes para proteger a los organismos del suelo y los jardineros de hogar podrían eliminar el uso de fertilizantes y pesticidas químicos.

En la presentación del documento, Karmenu Vella, comisario europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, subrayó la contribución de la publicación a la Estrategia de Biodiversidad de la UE y la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, en particular, al Objetivo n.º 2 («Erradicar el hambre, lograr la seguridad alimentaria y una mejor nutrición y promover la agricultura sostenible») y al n.º 15 («Proteger, restaurar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, la gestión sostenible de los bosques, la lucha contra la desertificación y detener e invertir la degradación del suelo y la pérdida de biodiversidad).

En particular, el Objetivo 15.3 tiene por objeto combatir para 2030 la desertificación, la restauración de la tierra y el suelo degradado, incluidas las tierras afectadas por la desertificación, la sequía y las inundaciones y dedicar esfuerzos a conseguir un mundo neutro en degradación del suelo.

Más de 70 organizaciones y más de 100 personas han contribuido al Atlas. GSBI, que fue lanzado en 2011, se centra en la sensibilización sobre los suelos e incluye más de 800 participantes de 88 países

La publicación está dividida en ocho capítulos que cubren todos los aspectos relacionados con la biodiversidad del suelo.

1.º El hábitat del suelo.

2.º La diversidad de los organismos del suelo.

3.º Distribución geográfica y temporal.

4.º Servicios y funciones de los ecosistemas.

5.º Amenazas.

6.º Intervenciones.

7.º Política, educación y divulgación.

8.º Conclusiones.

En la elaboración del Atlas de la biodiversidad del suelo han participado más de 100 expertos de 70 organizaciones de todo el mundo con el fin de crear una publicación de referencia no solo para los investigadores de la biodiversidad del suelo, sino también a los responsables políticos y público en general.

Si estás interesado en descargarte el documento completo, pincha sobre la imagen y podrás hacerlo desde nuestra Biblioteca.

 

El atlas describe cómo la conversión de tierras puede contribuir a la rápida pérdida de carbono del suelo, lo que se traduce indirectamente en emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y el impulso del cambio climático.

 

Fuente: IISD.

Deja un comentario