Andalucía aprueba la formulación de la Estrategia para la Generación de Empleo Medioambiental 2020

Según recoge el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), la Junta de Andalucía ha dado el visto bueno a la formulación de la Estrategia para la Generación de Empleo Medioambiental en Andalucía 2020, diseñada paralelamente a la elaboración de la Estrategia de Desarrollo Sostenible de Andalucía 2020 y para la que se demanda la participación de todos los agentes sociales.

Andalucía aprueba la formulación de la Estrategia para la Generación de Empleo Medioambiental 2020

Dicha Estrategia establece «las medidas para la consecución de la competitividad de la economía andaluza desde bases sostenibles y con especial énfasis en la ecoinnovación, a través de un cambio estructural del modelo productivo actual para hacer frente a la crisis económica, y potenciar el empleo verde, entendiéndose como tal no solo el relacionado con los sectores que tradicionalmente desarrollan su actividad en el sector medioambiental o con los nuevos yacimientos de empleo verde, sino también todos aquellos derivados del enverdecimiento de procesos de producción y productos en todos los sectores de la economía».

La comunidad autónoma del sur español cuenta con un capital natural de los más extensos de la Unión Europea, tanto en cantidad como en calidad y este «ha de convertirse en un activo que contribuya al bienestar de los andaluces y al desarrollo sostenible de Andalucía mediante el estímulo de sus potencialidades económicas y de su capacidad de generar tejido productivo y empleo», explica la información disponible en la web oficial del Gobierno andaluz.

En este sentido, el tejido productivo andaluz debe realizar una apuesta decidida por la ecoinnovación, que conduzca a una economía más competitiva, redistributiva y sostenible, por tres razones fundamentales: «mejora la eficiencia en el uso de los recursos y satisface los procesos productivos con menores insumos/consumos de materia y energía; minimiza el deterioro ambiental gracias al menor uso de recursos naturales y a una menor contaminación del medio y, por último, porque genera nuevas demandas de servicios y productos, lo que se traduce en nuevos yacimientos de empleo y emprendimiento. Además, este concepto en el campo del medio natural deberá abarcar también la innovación en formas de gestión, conservación/recuperación de los mejores usos tradicionales, y potenciación de los usos y aprovechamientos renovables como freno a los insostenibles; en definitiva en la gestión de la multifuncionalidad de nuestro medio natural/cultural», continúa el texto del BOJA.

Entre las actividades de media y alta tecnología desarrolladas en el sector empresarial medioambiental, se encuentran la gestión ambiental del medio atmosférico; la gestión sostenible de los recursos hídricos; la gestión de residuos, reciclaje y descontaminación de suelos; la gestión sostenible de la energía; agricultura y ganadería ecológicas; la gestión de espacios protegidos y actividades forestales sostenibles; la gestión integral de montes, ecoturismo; la educación y sensibilización ambiental; la investigación y desarrollo en materia ambiental; los servicios ambientales; la ecología industrial; la edificación y rehabilitación y el transporte sostenible.

Desde la Junta de Andalucía prevén que a pesar de que en los últimos años ya se ha estado trabajando en la reorientación del modelo productivo hacia una economía verde, será necesario seguir impulsando este cambio en los próximos años para que el sector de bienes y servicios medioambientales tome mayor protagonismo. Esta necesidad viene respaldada por las prioridades estratégicas de planificación diseñadas por las instituciones europeas y Naciones Unidas para los próximos años.

Así, cabe subrayar que desde Naciones Unidas se está impulsando el proceso de Río+20, dentro del que la transición hacia una economía verde constituye uno de los instrumentos más importantes disponibles para avanzar hacia la consecución del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza. Además, también se trata de una solución a la crisis actual.

En el mismo sentido, desde la Unión Europea actualmente se está impulsando la Estrategia Europa 2020, que sitúa entre sus prioridades la creación de empleo, la sostenibilidad de los recursos naturales y la lucha contra la pobreza. Europa 2020 marca como prioridad clave la evolución hacia una economía competitiva, conectada y más respetuosa con el medio ambiente, no solo mediante la creación de nuevas industrias, sino también a través de la modernización de los sectores industriales existentes en Europa. En esa línea estratégica, el nuevo Marco Estratégico Común 2014-2020 incluye los objetivos temáticos para el crecimiento inteligente, sostenible e integrador, entre los que se destacan potenciar la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación; favorecer el paso a una economía baja en carbono en todos los sectores; proteger el medio ambiente y promover la eficiencia de los recursos; promover el empleo y favorecer la movilidad laboral.

Para atender este proceso, el Gobierno andaluz ha aprobado la Estrategia de Competitividad de Andalucía 2014-2020, que será la traslación a la comunidad autónoma de los objetivos y las prioridades que establece el documento de la Estrategia Europa 2020.  En paralelo la política europea comunitaria 2014-2020 conduce a los Estados miembros a fomentar una estrategia de especialización inteligente (Research and Innovation Smart Specialisation Strategy-RIS3) que, en el caso de Andalucía, se ha concretado en la Estrategia de Innovación de Andalucía 2014-2020, en la que se consideran como prioritarios determinados sectores como el de las energías renovables, el turismo, la agroindustria, la construcción sostenible y la industria de bienes y servicios ambientales, sectores que se proyectarán internacionalmente desde la Junta de Andalucía mediante el Plan Estratégico de Internacionalización de la Economía Andaluza 2014-2020, en fase de aprobación, que presenta grandes sinergias con la competitividad, la productividad y la generación de empleo.

Objetivos de la Estrategia:

– Analizar la situación actual de los recursos naturales de Andalucía mediante un enfoque integrado en diversas áreas de acción y centrado en los recursos sometidos a una mayor presión: el agua, el aire, los servicios de los ecosistemas y el suelo.

– Identificar, cuantificar y fomentar los empleos asociados a los recursos naturales de Andalucía y a la economía verde.

– Fortalecer las bases del cambio estructural del modelo productivo basado en la ecoinnovación, así como el impulso de políticas que favorezcan el crecimiento económico en clave de competitividad, creación de empleo y cohesión social.

– Mejorar la eficiencia en el uso de materiales y energía, la gestión sostenible de la multifuncionalidad del medio natural/cultural y en última instancia, la disociación del crecimiento económico respecto de las presiones ambientales; el cambio de una economía lineal a una economía circular; y el cambio de recursos no renovables a recursos renovables.

– Catalizar de forma participativa y cooperativa esa transición hacia la economía verde, que contribuya a disminuir el paro estructural, crear empleo de calidad y generar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador.

– Priorizar la inversión para impulsar la ecologización de los sectores económicos así como desarrollar capacidades de formación y educación.

– Trasladar coherentemente los instrumentos estratégicos internacionales y nacionales al contexto regional y contribuir a su aplicación práctica con las singularidades propias de la Comunidad Autónoma de Andalucía, en especial el nuevo marco para las política de clima y energía en 2030.

Fuente: Junta de Andalucía.

Deja un comentario