Análisis de riesgos ambientales por parte de las instituciones financieras

Bajo su primera Presidencia del G20, China estableció un Grupo de Estudio sobre Finanzas Verdes (GFSG, por su acrónimo en inglés) para informar a los ministros de Finanzas y a los gobernadores de los bancos centrales e identificar obstáculos de carácter institucional y de mercado al desarrollo de las finanzas verdes. En función de las experiencias y mejores prácticas de los países, los miembros de dicho grupo analizan las distintas opciones existentes sobre cómo mejorar la capacidad de los sistemas financieros a la hora de movilizar inversión verde privada para así facilitar la transformación verde de la economía global.

 

 

El Grupo de Estudio sobre Finanzas Verdes del G20 solicitó al Centro para las Finanzas Sostenibles de Cambridge la realización de un inventario global de las herramientas y técnicas que las instituciones financieras están desarrollando para analizar riesgos ambientales. Para cumplir este objetivo, desde el GFSG se han abordado un conjunto de desafíos interrelacionados en cinco áreas de investigación, tres de las cuales tienen un enfoque sectorial («reverdecer el sistema bancario», «reverdecer el mercado de bonos», «reverdecer la inversión institucional») y dos de ellas son transversales («análisis de riesgos» y «medir el progreso»).

El Instituto para el Liderazgo en Sostenibilidad de la Universidad de Cambridge (CISL, por sus siglas en inglés) del Centro para las Finanzas Sostenibles de Cambridge son los socios en materia de conocimiento del GFSG, por lo que sus expertos han sido los responsables de liderar la investigación sobre el «análisis de riesgos».

Específicamente, los integrantes del GFSG solicitaron al Centro para las Finanzas Sostenibles de Cambridge la realización de un inventario global de las herramientas y técnicas que las instituciones financieras están desarrollando para analizar riesgos ambientales.

El informe Environmental risk analysis by financial institutions: a review of global practice (Análisis de riesgos ambientales por parte de las instituciones financieras: una revisión de la práctica global) recoge las conclusiones realizadas gracias al inventario, cuyos tres principales hallazgos son:

1.ª En el sector financiero ya está teniendo lugar una innovación importante, pero está al margen de la práctica general.

Por ejemplo, un banco comercial chino ha llevado a cabo pruebas de estrés sobre el impacto de las regulaciones de la calidad del aire sobre el riesgo crediticio de sus clientes más contaminadores, lo que ha derivado en el hallazgo de deterioros significativos. Asimismo, aseguradoras con sede en Reino Unido han cuantificado cómo los eventos climáticos extremos pueden impulsar picos de los precios de los alimentos y afectar a los mercados bursátiles de todo el mundo.

2.ª Existen desafíos reales para integrar dicha innovación en la práctica general y, por lo tanto, un buen motivo para la atención reguladora.

La necesidad de lograr buena calidad y datos relevantes disponibles es algo perfectamente comprendido. Sin embargo, saber cómo procesar esos datos al conectar el análisis de escenarios con los impactos financieros requiere conocimientos especializados multidisciplinares que no se encuentran a menudo en una sola institución.

3.ª Los gobiernos del G20 deberían establecer estructuras formales para acelerar la adopción de medidas en materia de riesgos ambientales y financieros en todos los mercados bancarios, de inversión y de bonos.

Los gobiernos y los reguladores deben ayudar a desarrollar la capacidad en los mercados locales, cubrir los vacíos de conocimiento, mejorar los datos y equilibrar el campo de juego. Todos estos sectores deben ser «reverdecidos» para lograr la movilización de decenas de billones de dólares de finanzas verdes.

Movilizar capital

A menos que las instituciones que controlan gran parte del capital mundial estén plenamente sensibilizadas sobre los riesgos ambientales, no buscarán soluciones innovadoras de financiación verde con la determinación y el enfoque que tanto se necesita.

La visión a largo plazo de este trabajo es permitir una revolución en la forma en que los gobiernos, los reguladores financieros, las instituciones financieras y otros expertos trabajan juntos para garantizar que los riesgos ambientales se integren en la toma de decisiones financiera general. El resultado sería un sistema financiero en el que las estrategias comerciales, el coste de los cálculos de capital y los impulsores de soluciones innovadoras asuman los riesgos ambientales a los que las economías y las sociedades ya están plenamente expuestas.

Pincha sobre la imagen para descargarte el informe desde nuestra Biblioteca.

 

Análisis de riesgos ambientales por parte de las instituciones financieras: una revisión de la práctica global

Fuente: CISL.

Deja un comentario