Agua y sostenibilidad: Derecho humano y gestión racional

El próximo 28 de junio, ASYPS y el Capítulo Español del Club de Roma, en colaboración con Obra Social “la Caixa” y CaixaForum organizan el Foro sobre agua y sostenibilidad: Derecho humano y gestión racional, en el marco del Foro de Sostenibilidad y Progreso de las Sociedades.

 

El acceso al agua, su saneamiento y depuración es un derecho humano reconocido por las Naciones Unidas en 2010. Esto implica que la política hídrica debe orientarse hacia el cumplimiento estricto de ese derecho. Según la OCDE «la gestión deficiente del agua amenaza gravemente el desarrollo sostenible del mundo». La buena gobernanza del agua, junto con una gestión urbana, agraria, territorial e industrial, resulta esencial para asegurar la sostenibilidad de los ecosistemas naturales.

Sin embargo, seguramente el mayor desafío es ahora trascender el enfoque tradicional de la gestión simple del recurso (mayormente orientada por estrategias de oferta) hacia una gestión compleja, integral y ecosistémica (mucho más orientada desde la demanda) de todos los subsistemas interdependientes que componen el conjunto de ríos, estuarios y deltas, lagos, humedales y acuíferos.

En esta línea, es necesario dar un salto conceptual para concebir la cuenca hidrográfica como una unidad de gestión ecosistémica, enfoque que demanda tanto una perspectiva participativa para reforzar la involucración del conjunto de la sociedad, como una nueva gobernanza desde una nueva cultura del agua. Esta debe venir acompañada de una nueva cultura del territorio y de la envolvente de la cultura de la sostenibilidad.

Por otra parte, el acceso al agua, su saneamiento y depuración es un derecho humano reconocido por las Naciones Unidas en 2010. Esto implica que la política hídrica debe orientarse hacia el cumplimiento estricto de ese derecho.

Dado que el cambio climático, generador y catalizador de sequías, afecta muy directamente a la seguridad global de la ciudadanía, el cumplimiento del derecho humano al agua se convierte en una herramienta no solo de solidaridad intra e intergeneracional, sino también en un instrumento de aseguramiento del uso adecuado y sostenible de este recurso hídrico. La apuesta por una gestión del agua desde la revisión de su demanda y no desde las fuentes potenciales o reales es una necesidad para garantizar dicha seguridad a la ciudadanía y así minimizar los efectos globales y locales del cambio climático.

En 2007 ,se elaboraron y aprobaron por primera vez los Planes Especiales frente a la Sequía (PES) de cada cuenca hidrográfica, como herramienta de gestión para definir, identificar y activar protocolos de medidas en situación de sequía. Una década más tarde y coincidiendo con la grave situación vivida en 2017, se presentaron los borradores de los nuevos planes de sequía de las demarcaciones, con el objetivo de afrontar nuevas necesidades y de adaptarlos a la Directiva Marco del Agua. Por ello, nos encontramos en un buen momento para valorar los avances, retrocesos y retos pendientes de estas herramientas de gestión.

¿Se puede seguir considerando las sequías como una situación excepcional? ¿Estamos realmente preparados para luchar contra el cambio climático? ¿Somos más resilientes o más vulnerables frente a las sequías actuales y futuras? ¿Qué podemos hacer para adaptarnos a unas sequías más intensas y recurrentes?

El programa definido para el foro del próximo día 28 de junio abordará todas estas cuestiones.

Las sequías son un reto, pero sin duda también una oportunidad para avanzar en la transición hacia una gestión del agua que necesariamente ha de ser más sostenible.

 

Fuente: Asyps.

Deja un comentario