Agua y agricultura, sectores prioritarios para un 84 % y un 77 % de los componentes de adaptación de las INDC

Teniendo en cuenta que la mayoría de las Contribuciones Nacionales Previstas y Determinadas (INDC, por su acrónimo en inglés) incluyen componentes de adaptación, conocer la forma en que están vinculadas al proceso de los Planes Nacionales de Adaptación (PNA), a las estrategias de adaptación existentes y documentos de planificación es una cuestión determinante. Un análisis llevado a cabo por expertos de GIZ determina que un 84 % y un 77 % de los componentes en materia de adaptación de las INDC identifican el agua y la agricultura como sectores prioritarios, respectivamente.

 

De las INDC que incluyen un componente de adaptación, un 92 % de los países se refieren a metas, planes o acciones cualitativas existentes enfocadas a futuro; un 34 % de los países consideran tanto perspectivas orientadas al pasado como hacia el futuro y alrededor de un 15 % de los países también incluyen algunos objetivos cuantitativos de adaptación en sus INDC.Los expertos del Programa de Apoyo a la Política Climática de GIZ han elaborado un informe con el objetivo de fomentar y enriquecer las discusiones sin tratar de dar una respuesta definitiva a la cuestión de las sinergias y vínculos entre los componentes de adaptación en las Contribuciones Nacionales Determinadas (Previstas) —(I)NDC— y el proceso de los Planes de Adaptación Nacionales.

El informe NAPs are the backbone for implementing a country’s (I)NDC [Los Planes Nacionales de Adaptación son el eje para la implementación de los componentes de adaptación de las Contribuciones Nacionales Determinadas (Previstas)] recuerda que en las pasadas COP 19 de Varsovia (Polonia) y COP20 de Lima (Perú) los países acordaron presentar sus respectivas INDC en el periodo previo a París.

Las INDC incluyen los objetivos de reducción de emisiones de gases invernadero (GEI) que, con la entrada en vigor del Acuerdo de París, comenzarán a aplicarse como Contribuciones Nacionales Determinadas (DNC). A fecha de junio de 2016, 190 Partes del Convenio Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (CNMCC) habían presentado un total de 162 INDC.

Por otra parte, la COP 20 también invitó a las Partes a comunicar los esfuerzos planificados en sus INDC en materia de adaptación. Esta invitación ha sido tomada en consideración por 140 partes. En su artículo 3, el Acuerdo de París establece claramente que las Partes deben comunicar esfuerzos ambiciosos con miras a lograr el objetivo del pacto, incluidos aquellos sobre mitigación y adaptación referidos en el artículo 2. Sin embargo, el Acuerdo de París es ambiguo, ya que indica que los centros nacionales de datos deben cubrir la mitigación, pero no especifica mandato alguno sobre los componentes de adaptación que deberían abarcar (artículo 4), mientras que el artículo 7 describe la opción de presentar comunicaciones de adaptación como un componente de o en conjunto con las Contribuciones Nacionales Determinadas.

Otros datos de interés recogidos por el informe consisten en que la mayor parte de los componentes de adaptación de las INDC (un 87 %) hacen referencia a documentos estratégicos climáticos y procesos tales como el del Plan Nacional de Adaptación. Por otra parte, de los 54 países que mencionan el proceso del PNA, 22 indican que han iniciado el proceso y otros 32 tienen previsto hacerlo antes de 2020.

De acuerdo con el informe de 2015 del grupo de expertos sobre la 28.ª sesión de los países menos desarrollados acerca de las referencias a los componentes de adaptación de los PNA, al menos 69 países en desarrollo están participando en el proceso de formular y aplicar los PNA. Sin embargo, algunos países que están bastante avanzados en el proceso de los PNA no mencionan los componentes de adaptación en sus INDC. De este modo, las INDC presentadas por los países, que eligieron incluir un componente de adaptación, no necesariamente comprenden todos los procesos de planificación de la adaptación en curso, incluyendo el PNA.

De las INDC que incluyen un componente de adaptación, un 92 % de los países se refieren a metas, planes o acciones cualitativas existentes enfocadas a futuro; un 34 % de los países consideran tanto perspectivas orientadas al pasado como hacia el futuro y alrededor de un 15 % de los países también incluyen algunos objetivos cuantitativos de adaptación en su INDC.

Asimismo, un 30 % de los países incluyen estimaciones sobre costes de la adaptación y un 84 % de los componentes en materia de adaptación de las INDC identifican el agua como un sector prioritario, mientras que la agricultura es considerada como prioridad por un 77 %, la salud, por un 62 %, la silvicultura, por un 59 %, los ecosistemas, por un 52 %, la infraestructura, por un 50 %, la energía, por un 38 %, la reducción del riesgo de desastres, por un 36 %, la protección de las cosas, por un 35 % y la pesca, por un 29 %.

Alrededor de un 30 % incluye referencias a la gestión del riesgo de desastres o al desarrollo sostenible y, de acuerdo con los componentes de adaptación de las INDC, muchos países tienen integrado o están planeando integrar la adaptación al cambio climático en los sectores relevantes o bien integrar la adaptación en la planificación del desarrollo nacional, regional o local.

Fuente: GIZ, Adaptation Community.

Deja un comentario