Acuerdo universal sobre la necesidad de desplegar medidas que reviertan el deterioro de los océanos

Los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas que participaron la semana pasada en la Conferencia de los Océanos acordaron por unanimidad un conjunto de medidas para revertir el declive de la salud de los océanos. El documento final consensuado de llamada a la acción sobre «Nuestros océanos, nuestro futuro», junto con los más de 1300 compromisos de acción adoptados, marca un avance en el enfoque global de la gestión y conservación del océano.

Imágenes: Mariano García, ONU.

Reconociendo que el bienestar de las generaciones presentes y futuras está inextricablemente ligado a la salud y a la productividad del océano, los países presentes en la conferencia acordaron colectivamente en el documento definitivo «actuar de manera decisiva y urgente, convencidos de que nuestra acción colectiva logrará una diferencia significativa para nuestro pueblo, nuestro planeta y nuestra prosperidad».La Conferencia de los Océanos celebrada la semana pasada en Nueva York (Estados Unidos), la primera de la ONU centrada en este tema, ha contribuido a incrementar la conciencia global sobre los problemas que afectan a los océanos, que van desde la contaminación marina hasta la pesca ilegal y excesiva hasta la acidificación de las aguas y la falta de gobernanza en alta mar. Al reunir a todas las partes interesadas en los debates, este encuentro internacional produjo un conjunto amplio y práctico de soluciones.

En palabras del presidente de la Asamblea General de la ONU, Peter Thomson, «la conferencia ha cambiado nuestra relación con el océano. De ahora en adelante, nadie puede decir que no era consciente del daño que la humanidad ha hecho a la salud del océano. Estamos trabajando alrededor del mundo para restaurar una relación de equilibrio y respeto hacia el océano».

Por su parte, Wu Hongbo, secretario general adjunto de Asuntos Económicos y Sociales y secretario general de la Conferencia de los Océanos, aseguró que el evento ha marcado un importante paso adelante para la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. «Los participantes de los Estados miembros, las ONG, la sociedad civil, el sector privado, la comunidad científica y la academia contribuyeron a un debate amplio y compartieron las últimas novedades y avances en conocimientos e información reciente sobre las ciencias del mar y los retos que enfrenta esta disciplina». Asimismo, subrayó que se han presentado y muchas soluciones innovadoras, que pueden ayudarnos a alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible n.º 14 y través de sus interrelaciones con los otros ODS y metas».

Conclusiones principales

Reconociendo que el bienestar de las generaciones presentes y futuras está inextricablemente ligado a la salud y a la productividad del océano, los países presentes en la conferencia acordaron colectivamente en el documento definitivo «actuar de manera decisiva y urgente, convencidos de que nuestra acción colectiva logrará una diferencia significativa para nuestro pueblo, nuestro planeta y nuestra prosperidad».

Si bien los diálogos entre asociados se centraron en los múltiples problemas y desafíos que enfrentan los océanos, todos los participantes ofrecieron soluciones y compromisos para revertir las tendencias.

La llamada a la acción fue formalmente aprobada al término de las sesiones mantenidas el viernes pasado, así como los informes de los siete diálogos entre asociados que se centraron en ampliar las soluciones y los compromisos voluntarios de acción.

Así, los países acordaron implementar estrategias sólidas y duraderas para reducir el uso de plásticos y microplásticos —bolsas de plástico y plásticos de un solo uso—; desarrollar e implementar medidas efectivas de adaptación y mitigación que aborden la acidificación oceánica y costera, el aumento del nivel del mar y el incremento de la temperatura de los océanos, así como otros impactos perjudiciales del cambio climático en el océano. La llamada a la acción reconoce la importancia del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

El texto también incluye medidas para proteger los ecosistemas de carbono costero y azul —manglares, marismas, praderas marinas y arrecifes de coral y ecosistemas interconectados más amplios—, así como mejorar la gestión sostenible de las pesquerías, incluyendo el restablecimiento de las poblaciones de peces en el menor tiempo posible, al menos, a niveles que puedan producir un rendimiento máximo sostenible. Se pide a los países que prohíban de manera decisiva ciertas formas de subvenciones a la pesca que contribuyan al exceso de capacidad y a la sobrepesca y eliminen los subsidios que favorecen la pesca ilegal, no declarada y no regulada.

Los compromisos, a su vez, abordan todas las cuestiones necesarias para lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible n. º14: «Conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos» y produjo resultados significativos:

– Los compromisos asumidos indican que el mundo está bien encaminado a proteger más de un 10 % de las áreas marinas del planeta para 2020 y añaden un 4,4 % de las áreas marinas al número existente.

– Muchos países anunciaron medidas para reducir o eliminar varios plásticos de un solo uso —bolsas de plástico, que en última instancia encuentran su camino hacia el océano—.

– Numerosos países anunciaron que estaban intensificando sus esfuerzos para reducir la cantidad de aguas residuales y la contaminación que entraba en el océano derivada de las actividades terrestres.

– Muchas promesas se centraron en ampliar el conocimiento científico sobre el océano y desarrollar y compartir tecnologías innovadoras para enfrentar los desafíos oceánicos.

– Hubo nuevos compromisos para proteger y gestionar la pesca. Algunos países anunciaron «zonas de prohibición de pesca» para cierta pesca.

– Se hicieron promesas para establecer sistemas que permitan a los consumidores obtener pescado sostenible.

– También se adoptaron nuevos compromisos para combatir la pesca ilegal, no declarada y no regulada, así como para reducir las subvenciones a la pesca que contribuye a agotar las poblaciones de peces.

Fuente: ONU.

Deja un comentario