Acuerdo de la ONU para alcanzar un tratado internacional dirigido a conservar la vida marina en alta mar

Las naciones del mundo han iniciado un proceso histórico de dos años para establecer el primer tratado internacional para proteger la vida en alta mar, es decir, aquella que se halla en las aguas internacionales que están más allá de las áreas de océano controladas individualmente por naciones (las que se encuentran en la conocida como Zona Económica Exclusiva), que se extiende 370 km desde la costa.

 

Las aguas de alta mar cubren casi la mitad del planeta y se trata de aguas internacionales sobre las que ningún país tiene jurisdicción. No hay una estructura oficial de gestión integral que proteja la vida marina que habita en ellas. Estas aguas, que alcanzan profundidades de casi 13 km, están llenas de vida. En ellas hay desde especies de peces valiosas hasta plancton y, entre otras funciones, ayudan a generar el oxígeno que respiramos y a regular el clima global.

Esta decisión es una oportunidad única para lograr una gobernanza del océano que priorice la conservación y su uso sostenible y, de materializarse, creará el primer acuerdo internacional para abordar los impactos de las actividades humanas como la pesca y el transporte en alta mar.

La resolución, coordinada por los gobiernos de México y Nueva Zelanda, fue adoptada por las Naciones Unidas el pasado 24 de diciembre con el apoyo de al menos 140 copatrocinadores y se deriva de la reunión final mantenida en junio pasado por un Comité Preparatorio de la ONU. Este emitió una recomendación oficial para que la Asamblea General iniciara una conferencia intergubernamental para negociar un tratado sobre la conservación de la biodiversidad en alta mar.

El proceso de negociación consistirá en cuatro reuniones. Las primeras conversaciones intergubernamentales tendrán lugar en septiembre de 2018 y el texto final del tratado se espera para fines de 2020.

Al concluir sus reuniones, el Comité Preparatorio de la ONU emitió un informe que incluía varias recomendaciones de temas que serán incluidos previsiblemente en el acuerdo internacional de alta mar, pero están pendientes de definir otros cruciales que serán discutidos los dos próximos años en las negociaciones. Entre ellos, cabe mencionar cuáles son las protecciones que se pueden tomar a escala internacional, quiénes serán los responsables de tomar las decisiones, cómo se llevará a cabo e implementará la gestión y ¿qué tipo de mecanismos de monitoreo, revisión y aplicación se seguirán para asegurar que las protecciones no sean simplemente designadas, sino que realmente den como resultado beneficios de conservación y cambios en el agua?

 

Fuente: National Geographic, Mongabay, High Seas Alliance.

Deja un comentario