A las puertas de la entrada en vigor del Acuerdo de París sobre cambio climático

El viernes 4 de noviembre el mundo conmemorará el inicio de la entrada en vigor del Acuerdo de Paris sobre cambio climático adoptado el 12 de diciembre de 2015 por 195 Partes del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC). Este tratado es un nuevo régimen universal sobre cambio climático que busca mantener el incremento de la temperatura del planeta por debajo de los 2 °C respecto a los niveles preindustriales y que aboga por dedicar esfuerzos para tratar de limitar ese incremento a 1,5 ºC.

 

El próximo viernes el mundo conmemorará el inicio de la entrada en vigor del Acuerdo de Paris sobre cambio climático adoptado el 12 de diciembre de 2015 por 195 Partes del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC). Este tratado es un nuevo régimen universal sobre cambio climático que busca mantener el incremento de la temperatura del planeta por debajo de los 2 °C respecto a los niveles preindustriales y que aboga por dedicar esfuerzos para tratar de limitar ese incremento a 1,5 ºC.De las 195 Partes que adoptaron el Acuerdo de París durante la COP21, un total de 86 han entregado hasta la fecha

Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la CMNUCC, ha asegurado que «los países han hecho posible la entrada en vigor del Acuerdo de París a una velocidad sin precedentes en la historia reciente de los acuerdos internacionales. Es una rotunda confirmación de la importancia que las naciones dan a la lucha frente al cambio climático y al aprovechamiento de las muchas oportunidades inherentes al Acuerdo de París».

Por su parte, Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, explicó durante el anuncio de la fecha de la entrada en vigor del pacto universal que «la meta fijada en el acuerdo parecía imposible, pero que ahora es imparable e indicó que el fuerte apoyo internacional al instrumento es testimonio de la urgente necesidad de aplicarlo». Además, subrayó que «refleja la convicción de los gobiernos de que la cooperación global es fundamental en la lucha contra el cambio climático».

Ki-moon aprovechó para animar a los países a acelerar sus procesos internos para la pronta ratificación del Acuerdo de París, de ser posible antes de la próxima Conferencia de las Partes (COP22), que tendrá lugar el mes próximo en Marrakech (Marruecos).

Puntos clave de la entrada en vigor del Acuerdo de París

La puesta en marcha de la operatividad del pacto universal sobre cambio climático tiene una serie de implicaciones importantes como el inicio del funcionamiento de su órgano de gobierno, conocido como CMA (Conferencia de las partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París), que tendrá lugar en la próxima COP22 marroquí.

El pacto obliga a los gobiernos a tomar medidas para limitar el aumento de la temperatura de la tierra en este siglo a menos de 2 ºC respecto a los niveles de la era preindustrial y proseguir los esfuerzos para que ese aumento no supere los 1,5 ºC.

Otra etapa clave será concluir con éxito las negociaciones de elaboración del reglamento para la implementación del Acuerdo de París, lo que es necesario completar cuanto antes porque hará posible la implementación completa del pacto mediante el estableciendo de requisitos concretos para que los países y otros actores informen de manera abierta y contabilicen sus acciones a favor del clima. «De esta manera, se generarán la confianza y seguridad necesarias entre las naciones para que estas intensifiquen su respuesta a los retos del cambio climático de manera integral», subrayan desde la CMNUCC. Se tratará de un modelo a escala global para reportar y rendir cuentas de las medidas climáticas.

Otro asunto crítico es asegurar que realmente se movilizan los 100 000 millones de dólares que los países desarrollados han prometido a las naciones en desarrollo para 2020 y que se produzcan inversiones mayores por parte de inversores, bancos y sector privado. Todo ello con el objetivo de lograr la cifra de entre 5000 y 7000 M$ que se necesita para hacer posible la transformación a escala mundial.

Por otro lado, los planes nacionales de acción climática, conocidos formalmente como las contribuciones previstas determinadas a nivel nacional (INDCIntended Nationally Determined Contributions—por sus siglas en inglés), que las Partes presentaron como aporte al Acuerdo de París, se transformarán en contribuciones determinadas a escala nacional (NDC, por su acrónimo inglés). En cualquier momento, los países pueden revisar estos planes para aumentar su nivel de ambición. «Y es que un elemento clave del Acuerdo de París es que estos planes solo pueden ser revisados al alza, nunca ser revisados introduciendo objetivos menos ambiciosos», matizan desde la CMNUCC.

El Acuerdo de París es una parte esencial de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), adoptados en septiembre de 2015, dos agendas diferenciadas con una visión común y clara hacia un mundo sostenible. La consecución de las metas de ambas están ligadas y su éxito será posible únicamente si cada uno de nosotros las apoyamos completamente y tomamos medidas reales en nuestro día a día.

Entre las acciones enmarcadas en la campaña de comunicación de la entrada en vigor del pacto universal, la CMNUCC ha creado un Thunderclap para facilitar el apoyo a este momento histórico.

 

Fuente: CMNUCC.

Deja un comentario