30 de empresas españolas firman un manifiesto por una Ley de cambio climático y transición energética «estable, ambiciosa y eficaz»

Un total de 32 compañías españolas han firmado el manifiesto «Empresas españolas por las oportunidades de la transición energética y la lucha contra el cambio climático». Mediante esta decisión, reclaman a los poderes públicos que la nueva Ley de cambio climático y transición energética sea «estable, ambiciosa y eficaz», de manera que proporcione certidumbre para las inversiones a largo plazo.

 

La aprobación de una Ley de cambio climático y transición energética ambiciosa es un requisito «indispensable» para consolidar la transición hacia cambio de modelo deseado y sentar las bases sobre las que construir una nueva economía que ha de limitar el incremento de la temperatura media global por debajo de los dos grados centígrados, defiende el manifiesto.El lanzamiento del manifiesto es una iniciativa pionera en España que ha sido coordinada por el Grupo Español para el Crecimiento Verde (GECV). Las entidades que secundan el documento, entre las que se encuentra Ecoacsa, empresa impulsora de nuestra plataforma de noticias Mercados de Medio Ambiente, instan a las administraciones públicas a que lleguen a un acuerdo este año 2018 que facilite la aprobación de una Ley de cambio climático y transición energética ambiciosa. Esto es un requisito «indispensable» para consolidar la transición hacia cambio de modelo deseado y sentar las bases sobre las que construir una nueva economía que ha de limitar el incremento de la temperatura media global por debajo de los dos grados centígrados, argumentan.

«Los poderes públicos tienen la capacidad y responsabilidad de impulsar un marco normativo y de visión a medio plazo que puede cambiar la realidad económica del país», inciden los firmantes.

El texto también recuerda cómo la economía mundial, y en particular la mayor parte de los países de nuestro entorno, están ya evolucionando hacia una economía baja en carbono, desencadenando así una revolución a escala global. «En ese reto, las economías que lideren la transición serán las primeras en aprovechar las oportunidades que la descarbonización ofrece y las que más se beneficiarán de ella. España está bien posicionada para aprovecharlas, pero se requieren políticas efectivas inmediatas; en caso contrario, las aprovecharán otros», recoge el texto.

Tal y como detalla el texto acordado, la nueva ley debería incluir «al menos» las siguientes medidas:

  1. Objetivos de reducción de emisiones de carácter vinculante para España, tanto globales como sectoriales, para 2030 y 2050, en línea con los compromisos de la UE y el Acuerdo de París.
  2. Un precio al carbono y una revisión de la fiscalidad para que, sin aumentar la carga tributaria, se cumpla el principio de «quien contamina, paga», de modo que empresas y ciudadanos orienten su actividad en línea con la nueva economía sostenible.
  3. Un órgano de la Administración del Estado para direccionar, coordinar y supervisar el proceso de descarbonización, al tiempo que cree una autoridad independiente cuya misión sea garantizar el cumplimiento del modelo y evaluar e informar de su evolución.
  4. Un calendario progresivo de abandono de todo tipo de apoyos a combustibles fósiles, al tiempo que un conjunto de medidas para promover la eficiencia energética y el uso de energías renovables en todos los sectores.
  5. Esquemas que mitiguen el eventual impacto del proceso de descarbonización sobre los colectivos vulnerables, asegurando un reparto equilibrado de los beneficios del proceso.
  6. Un papel activo y dinamizador de la Administración impulsando la descarbonización como criterio decisor en la política de compra púbica, con carácter ejemplarizante.
  7. Medidas para la información y trasparencia de los mercados financieros internacionales sobre los riesgos asociados al cambio climático, su impacto sobre los estados financieros de los agentes, y la necesidad de una mayor transparencia y dinamismo en este ámbito.

El manifiesto también hace hincapié en que la acción frente al cambio climático y la transición energética genera oportunidades económicas y ambientales para la sociedad y muestran su firme compromiso con la descarbonización. Para ello, se comprometen a seguir desarrollando medidas e instrumentos con ese fin, mientras que apoyarán las actividades que la comunidad empresarial nacional e internacional realicen para posibilitar la implantación de una economía libre de carbono y un mejor futuro para nuestra sociedad.

 

Fuente: GECV.

 

Deja un comentario