Los bosques más ricos en biodiversidad son los más capaces de absorber carbono

Así lo defienden los investigadores del Grupo de Ecología y Restauración Forestal de la Universidad de Alcalá (UAH), el Instituto Nacional de Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad de Quebec (Canadá) y el Instituto Max Planck de Alemania, responsables del artículo «Diversity increases carbon storage and tree productivity in Spanish forests» («La diversidad incrementa el almacenamiento de carbono y la productividad de los árboles en los bosques españoles»), recientemente publicado en la revista Global Ecology & Biogeography.

La investigación analiza el papel de la diversidad funcional como promotora de la productividad forestal y de la captación de carbono en diferentes tipos de bosques en EspañaLa investigación analiza el papel de la diversidad funcional como promotora de la productividad forestal y de la captación de carbono en diferentes tipos de bosques en España, y rebate la teoría de que los monocultivos son más productivos que un bosque diverso. De hecho, defiende que la diversidad tiene un efecto determinante sobre la captación de carbono y sobre la productividad.

Tal y como se expone en el resumen del documento, «la pérdida de biodiversidad podría reducir la productividad primaria y el almacenamiento de carbono que proporcionan los bosques; sin embargo, los mecanismos que sustentan los efectos de la biodiversidad en múltiples funciones de los ecosistemas no se entienden completamente. Los bosques españoles son de particular interés debido a la amplia variación de las condiciones medioambientales y el historial de gestión. Realizamos una prueba para comprobar la existencia de una relación entre los efectos de la diversidad, el almacenamiento del carbono y la productividad de los árboles y analizamos la importancia relativa de los mecanismos de complementariedad y de selección en una amplia variedad de bosques, desde las masas templadas de hoja caduca del Atlántico hasta los bosques de hoja perenne del Mediterráneo».

Tras las pruebas realizadas, quedó demostrado que la «diversidad tiene un efecto significativo tanto en el almacenamiento de carbono como en la productividad de los árboles, incluso cuando se controlan los factores de desviación del clima y la estructura de los rodales. Se observó un efecto positivo constante de la diversidad funcional en el almacenamiento de carbono y la productividad de los árboles en los siete tipos de bosque estudiados. Esta relación no es lineal y se observaron los cambios más significativos en el almacenamiento de carbono y la productividad de los árboles en los casos que había bajos niveles de diversidad funcional. Sin embargo, la importancia de los efectos de complementariedad no fueron coherentes con la productividad de los diferentes tipos de bosque. Los efectos de selección fueron particularmente importantes en bosques caducifolios y bosques de pinos mediterráneos, mientras que tuvieron muy poco efecto sobre los pinos de montaña».

Así, una de las autoras del artículo, Paloma Ruiz-Benito, doctorada recientemente en la Universidad de Alcalá e investigadora de la Universidad  de Stirling (Reino Unido), explica que «la pérdida de biodiversidad puede influir de manera importante sobre el funcionamiento de los ecosistemas a través de dos mecanismos. El primero es el de complementariedad, que se basa en que en los bosques más diversos las diferentes especies pueden dar lugar a un mayor uso de recursos gracias a procesos de repartición de nichos, es decir, especies competidoras utilizan los recursos de forma complementaria».

Mientras que el segundo mecanismo es la selección, que se fundamenta en el hecho de que «algunas de las especies más abundantes son las que controlan algunas funciones del sistema, como la captación de carbono, y cuanto más diverso sea un sistema mayor será la probabilidad de incluir estas especies».

El trabajo en esta materia se integra en el proyecto comunitario FunDivEUROPE, en el que participan 15 países y cuyo objetivo consiste en cuantificar los efectos de la biodiversidad en las funciones y servicios de los principales tipos de bosques en Europa; desde recursos como la madera o el corcho a servicios ambientales como la regulación del ciclo hidrológico o la captación de carbono.

Metodología

Para la elaboración del informe, se utilizaron 54 000 parcelas del Inventario Forestal Español y técnicas de máxima probabilidad para cuantificar cómo el clima, la estructura de los rodales y la diversidad dan forma al almacenamiento del carbono y la productividad de los árboles. Los efectos de la diversidad incluyen tanto la complementariedad como la selección de mecanismos, medidos respectivamente a través de la diversidad funcional y e indicadores de identidad funcionales.

Fuente: Ecomilenio, Onlinelibrary

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.