2016, Año Internacional de las Legumbres

A partir del próximo 1 de enero, con el estreno de 2016, también comenzará la conmemoración del Año Internacional de las Legumbres, proclamado así por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su 68.º periodo de sesiones, en concreto, al adoptar la resolución A/RES/68/231.

 

Una de las propiedades de las legumbres es que son plantas leguminosas que tienen la propiedad de fijar el nitrógeno, lo que puede contribuir a aumentar la fertilidad del suelo y tienen efectos positivos en el medioambiente.

Al designar al ejercicio 2016 como Año Internacional de las Legumbres 2016 (IYP2016, por sus siglas en inglés, que corresponden a International Year of Pulses 2016), lo que se propone la ONU es sensibilizar a la opinión pública sobre las ventajas nutricionales de las legumbres como parte de una producción de alimentos sostenible encaminada a lograr la seguridad alimentaria y la nutrición.

En línea con esta aspiración, desde la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que coordinará todas las actividades y acciones de la ONU relacionadas con IYP2016, se desarrollarán distintas iniciativas en colaboración con gobiernos, las organizaciones públicas, organizaciones no gubernamentales y otros agentes sociales.

De ese modo, se busca impulsar conexiones a lo largo de toda la cadena alimentaria para aprovechar mejor las proteínas derivadas de las legumbres, incrementar su producción mundial, utilizar de manera más apropiada la rotación de cultivos y hacer frente a los retos que existen en el comercio de las legumbres.

¿Por qué son importantes las legumbres?

Las legumbres son cultivos leguminosos anuales que producen entre uno y 12 granos o semillas de tamaño, forma y color variables dentro de una vaina que se utilizan para alimento y forraje. El  término «legumbres» se limita a los cultivos cosechados de manera exclusiva para grano seco, por lo que quedan excluidos los cultivos cosechados verdes para alimento, que se clasifican como hortalizas, así como los cultivos utilizados principalmente para la extracción de aceite y los cultivos leguminosos, que se utilizan exclusivamente para fines de siembra, según la definición de «legumbres y productos derivados» de la FAO.

«Los cultivos leguminosos como las lentejas, las judías, los guisantes y los garbanzos son un elemento fundamental de la canasta de alimentos. Las legumbres son una fuente esencial de proteínas y aminoácidos de origen vegetal para la población de todo el mundo, y se deben consumir como parte de una dieta saludable para combatir la obesidad y prevenir y ayudar a controlar enfermedades como la diabetes, las afecciones coronarias y el cáncer. Además, también son una importante fuente de proteína de origen vegetal para los animales», nos recuerdan los especialistas de la FAO.

Otra de las propiedades de las legumbres es que son plantas leguminosas que tienen la propiedad de fijar el nitrógeno, lo que puede contribuir a aumentar la fertilidad del suelo y tienen efectos positivos en el medioambiente.

En la página oficial creada como parte de la campaña global con motivo del IYP2016, encontrarás publicaciones sobre diversos temas relacionados con buenas prácticas en el cultivo de las legumbres, la mejora genética de gramíneas y leguminosas forrajeras para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero e incluso recetas elaboradas por chefs contra el hambre.

¿Cuánto sabes acerca de las legumbres? Si quieres averiguarlo de manera entretenida y rápida, rellena este cuestionario elaborado por la FAO y pon a prueba tus conocimientos.

Un comentario en “2016, Año Internacional de las Legumbres

  1. ¡Genial iniciativa! Las legumbres son muy nutritivas, la alternativa barata a las proteinas animales. Tomadas junto con arroz, contienen todos los aminoácidos esenciales, por lo que han sido llamadas las “proteinas del pobre”. Pero no solo son nutritivas; son baratas, fáciles de cultivar, mejoran el suelo al ser nitrificantes y el consumo de agua para cultivarlas es bajísimo en comparación con el agua que se necesita para producir proteinas animales.

Deja un comentario