2 de febrero, Día Mundial de los Humedales

El 2 de febrero fue elegido como Día Mundial de los Humedales por ser el día en el que se adoptó la Convención sobre Humedales en 1971. Desde 1997, organismos oficiales, ONG y grupos ciudadanos de diversa índole conmemoran este día tan señalado organizando actos de sensibilización social sobre los valores y beneficios que estos ecosistemas aportan a los habitantes de todo el mundo.

2 de febrero, Día Mundial de los HumedalesAl conmemorar este día es imposible hacerlo sin recordar el gran paso que supuso la Convención sobre Humedales de Importancia Internacional, conocida como la Convención de Ramsar, un tratado internacional que sirve de marco para la acción nacional y la cooperación internacional a favor de la conservación y uso racional de los humedales y sus recursos.

Este tratado se negoció en la década de los 60 del siglo pasado entre los representantes gubernamentales de los países y de organizaciones no gubernamentales preocupados por el creciente deterioro de los hábitats de humedales de las aves acuáticas migratorias. El acto de la firma oficial tuvo lugar en la ciudad iraní de Ramsar en 1971 y su entrada en vigor se produjo en 1975.

La Convención de Ramsar es el único tratado global relativo al medio ambiente que se centra en un tipo de ecosistema en concreto, y las partes contratantes (168) abarcan todas las regiones geográficas del planeta. Entre todas, han designado un total de 2171 sitios, que abarcan una superficie global de 207 291 271 hectáreas.

¿Por qué proteger estos espacios? Porque los humedales tienen valores y funciones que brindan beneficios globales tan importantes como el papel que juegan en el ciclo hidrológico o en el ciclo del carbono, además de contribuir al mantenimiento de la diversidad biológica y cultural.

A pesar de esta función tan vital, los ecosistemas húmedos figuran entre los más gravemente amenazados. En España, durante los últimos 50 años ha desaparecido aproximadamente un 60 % de la superficie total encharcable.

La definición de humedales incluida en el texto de la Convención es amplia y abarca los pantanos y marismas, lagos y ríos, pastizales húmedos y turberas, oasis, estuarios, deltas y bajos de marea, zonas marinas próximas a las costas, manglares y arrecifes de coral, así como lugares artificiales como estanques piscícolas, arrozales, embalses y salinas.

Humedales en España

El 4 de septiembre de 1982 entró en vigor en nuestro país la Convención de Ramsar. Desde el momento en que España se adhirió al tratado, contrajo una serie de compromisos generales de conservación y uso racional de los humedales, así como la obligación más concreta de designar, al menos, un humedal para ser incluido en la Lista de Humedales de Importancia Internacional (Lista Ramsar).

¿Qué se entiende por uso racional de los humedales? Es el «mantenimiento de sus características ecológicas, logrado mediante la implementación de enfoques por ecosistemas, dentro del contexto del desarrollo sostenible. Así, la conservación de los humedales y el uso sostenible de sus recursos se hallan dentro del uso racional en beneficio de la humanidad».

Desde la rúbrica de la Convención por parte de nuestro país, se han designado en el territorio nacional un total de 74 humedales que ocupan 303 090 ha.

CEHUM, defensor de la conservación sostenible de los humedales

El protector por excelencia en España de estos ecosistemas tan fundamentales para el ciclo de la vida es el Centro Español de Humedales (CEHUM), que surgió por la necesidad detectada de crear un centro de referencia, a escala nacional e internacional, que permitiera desarrollar acciones para la conservación sostenible de los humedales españoles. Con este objeto, la Fundación Biodiversidad lo puso en marcha en colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), la Universidad de Valencia y el Ayuntamiento de Gandía en el año 2009.

Entre los objetivos de los profesionales que trabajan en el CEHUM, se encuentran:

  • Promover acciones que contribuyan al conocimiento, conservación y protección de las características ecológicas, la cultura y sus valores, y los bienes y servicios que proporcionan los humedales en el desarrollo de las sociedades.
  • Identificar y promover iniciativas para beneficiar a las comunidades locales a partir de la puesta en valor del patrimonio cultural.
  • Realizar estudios científicos de los humedales y proporcionar herramientas de gestión de los mismos basadas en dicho conocimiento.
  • Establecer una red de conocimiento sobre usos tradicionales para la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad de éstos.
  • Impulsar programas de intercambio cultural que ayuden a acercar los pueblos que habitan los humedales.
  • Constituirse en lugar de referencia y foro de encuentro en la gestión de las zonas húmedas.
  • Promover proyectos de investigación, conservación, restauración, sensibilización y uso público de los humedales.

Fuente: Unep, RamsarMagrama

 

Deja un comentario